Tras el regreso de Kike Teruel a la formación, Los Nocheros ofrecerán dos shows en Mendoza. Hoy será en Junín y mañana, en La Paz.

Han vendido tres millones de discos sólo en el territorio nacional. Tienen más de 30 show programados para toda la temporada festivalera y sus fans los siguen en masa de forma incondicional. Incluso, se puede decir que crearon una nueva manera de mostrar el folclore nacional, algo que los ha hecho únicos a pesar del paso del tiempo.

Los Nocheros regresan esta noche para cerrar la repetición de la Vendimia de Junín, en el marco del XII Encuentro de las Naciones, el tradicional festival de la zona Este. En tanto, mañana se presentan en el Festival de La Paz y el Canto de Cuyo, en La Paz.

El grupo actuará con su formación original, no en formato trío como lo venían haciendo. Ahora, cuenta con Kike Teruel luego del largo descanso que se tomó.

“Lo vemos muy bien a Kike, lo vemos renovado que era lo que necesitaba. Y eso al grupo también le llegó como un aire renovador”, cuenta Álvaro Teruel, el hijo de Mario y el más chico de esta familia nochera.

La juventud y las ganas de Álvaro lo llevan a hablar de todo lo que significa estar en uno de los grupos más importantes del folclore argentino. Asimismo, él no deja pasar la oportunidad para expresarse sobre la relación que lo une con su padre y de lo que significa para él pisar suelo mendocino.

–Tienen como una minigira festivalera por Mendoza este fin de semana...
–La verdad que se dio así y estamos contentos de que eso pase nada menos que en Mendoza. Nos sentimos unos privilegiados de que esto pase porque lo único que tenemos que hacer es subirnos al micro para llegar a cantar a los lugares donde la gente siempre nos espera.

–El año pasado vinieron en formato trío, pero ahora vuelven los cuatro...
–Claro, fuimos a Guaymallén a fines del año pasado con esa novedad. Fue algo medio raro porque la gente no estaba acostumbrada a ver a la banda con esa formación. Lo que pasa es que Kike se había tomado un año sabático, tenía ganas de descansar y teníamos la opción de salir los tres, y lo hicimos. Pero ahora en Mendoza, será el tercer fin de semana que vamos a estar cantando nuevamente los cuatro juntos, como está la gente acostumbrada a vernos. Así que eso también nos pone de buen ánimo para todo lo que viene durante la temporada. Lo que hemos preparado en cuanto a repertorio es un repaso por todos nuestros discos y hasta estamos haciendo versiones que hacíamos con el trío, pero ahora la hacemos en formato cuarteto.

–¿Y cómo fue todo ese tiempo sin Kike?
–Nos tuvimos que poner de acuerdo con las armonías, porque al ser todos los arreglos para cuatro voces había que realizar algunos cambios. Es ahí donde mi viejo (por Mario Teruel) tuvo que ponerse a trabajar en algunos aspectos musicales para que quedara todo parejo. Pero no hubo mayores complicaciones porque teníamos ganas de salir a cantar. Todos saben que cuando hay ganas, lo imposible se puede lograr. Nosotros, al ser salteños guitarreros y orejeros, paramos bien la oreja para que todo suene de la mejor manera (risas). Gracias a Dios todo salió de la mejor manera y la gente se quedó muy a gusto con lo que escuchó. Aparte, fue una situación que la comunicamos como debía ser y ahora Kike está nuevamente con nosotros para afrontar otra etapa de Los Nocheros.

–¿Cambió en algo el grupo con el regreso de Kike?
–Sí. Su regreso le dio una vitalidad importante al grupo, porque volvió renovado y con muchas ganas. La verdad que a nosotros nos sorprendió con la fuerza que regresó. Ahora estamos con todas las pilas para caminar nuevamente juntos.

–¿Piensan en un nuevo disco?
–Tal vez sí. Lo que pasa que tendríamos que ponernos a ver algunas canciones. Por ahí, llegan solas, pero en otras ocasiones hay que buscarlas. Tendríamos que ponernos a ver esa cuestión, pero no sería una mala idea luego de que terminemos toda la temporada. Para mí, las canciones son como la ropa: pueden estar muy buenas, pero hay que probárselas para ver si te quedan bien. Nosotros somos de juntar muchas canciones para grabar un disco. Tenemos que juntar 20 o 30 canciones para elegir las que pueden llegar a quedar. Esa es la elección que hacemos, porque las canciones nos tienen que gustar a los cuatro.

–¿Cómo es trabajar con tu papá?
–Muchos dicen que es un problema trabajar con la familia, pero para mí es todo lo contrario. Yo me siento contenido por Rubén, Kike y mi viejo. En especial, con mi padre tengo una excelente relación. Es más, hace poco tiempo nos tuvimos que confesar que si antes nos reclamábamos que pasábamos poco tiempo juntos, ahora nos estamos sacando todas las ganas haciendo lo que hacemos, que es cantar por todas partes, llevando nuestra música, nuestras canciones. Nosotros tenemos una relación de amistad, mi viejo es una persona que se pone a la altura de los jóvenes y siempre está con ganas de aprender. Mucha gente se sorprende al ver nuestra relación, pero es así. Somos amigos y disfrutamos de la compañía mutua. Tengo la gracia de poder subir a un escenario junto con él, de poder disfrutar de su música y de su arte. Lo admiro a mi viejo con toda mi alma y le voy a estar agradecido de por vida.

–¿Por qué te llama la atención el recibimiento hacia ustedes de parte del público mendocino?
–Porque cuando era chico, antes de comenzar a tocar con ellos tuve la suerte de poder acompañar a mi viejo en una gira que hicieron por Mendoza. En ese momento, todo lo que vi me quedó grabado para siempre. La emoción de la gente al vivir el recital desde abajo del escenario me hizo dar cuenta de que el público mendocino es especial. Hay mujeres preciosas en esa ciudad y nada es mejor que tener la oportunidad de ir a cantarles.

–¿Se les hace duro afrontar una agenda tan cargada como la que ustedes manejan?
–Para nada. Somos unos privilegiados. Nos encanta subirnos al micro. No hay nada mejor que el hecho de que te quieran ver en todas partes. Estamos felices de salir de gira como lo hacemos en la actualidad. Somos felices haciendo lo que hacemos y esperamos que esto nos suceda por muchos años más. Nuestro trabajo no nos cuesta porque sentimos que es lo más lindo que podemos hacer en nuestras vidas.

–¿Pensaron en parar todos en algún momento?
–Por ahora, eso no nos ha pasado. Cuando se habló lo de Kike, con mi viejo y Rubén, decidimos seguir tocando porque es lo que nos nace. Por ahora, nos pone muy felices poder estar en todas partes como lo venimos haciendo. Nos motiva lo que hacemos porque siempre el público nos está esperando con los brazos abiertos. Eso es una bendición.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »