La obra de Gustavo "Cuchi" Leguizamón, eslabón fundamental de la música popular argentina, encontró uno de sus abordajes más sinceros y fructíferos en el álbum "De estar, estando", del cantante y autor Chacho Echenique y el pianista Hernán Ríos, que se presentará el viernes en el Centro Cultural Torquato Tasso.

Justamente Chacho Echenique, integrante con Patricio Jiménez del Dúo Salteño, acaso la más refinada formación que interpretó la obra de Leguizamón, encontró otra forma de abordar al compositor salteño, con una tímbrica y arreglos diferentes de aquella legendaria formación vocal en contrapunto.

Fundado en 1967, el Dúo Salteño -dirigido por el propio Cuchi- cantó hasta el fallecimiento de Jiménez, en 2009 (estuvieron separados entre 1992 y 2005).

La formación sobresalía por la armonía basada en el contrapunto de las dos voces (Echenique, contratenor y Jiménez, barítono), cada una de ellas sobre una melodía diferente para producir una disonancia. Las dos voces sintetizaban un acorde generaban el efecto de simular ser más.

En "De estar, estando", Echenique y Ríos trabajan clásicos como "Si llega a ser tucumana" y composiciones poco transitadas como "La Mulanima". En medio esos extremos, también versiones de "Me voy quedando", "Juan del Monte", "Milonga de flor y truco", "Cantor del obraje", "Elogio del viento", "Zamba de la sirena" y la "Canción de cuna para el vino", entre otras.

A propósito de la presentación del disco, Télam dialogó con Echenique y Ríos sobre los alcances de su nuevo proyecto.

- ¿Por qué resolvieron volver a interpretar al obra del "Cuchi" Leguizamón y cómo condicionó el proyecto la herencia del Dúo Salteño?
- E: Lo que hacemos es una forma de recordar al maestro. Claro que no hago el mismo trabajo que con el Dúo Salteño porque aquí el canto es solista. Y tratamos de hacer con Hernán personajes y repertorios del Cuchi que se no escucharon tanto o que no fueron parte del repertorio del Dúo.
- R: Creo que se dio algo muy interesante al generarse un encuentro entre el mundo del Chacho y el mío. Un encuentro muy verdadero. Me perece que a pesar de que se trata de edades, culturas y orígenes diferentes, se da una afinidad de dos músicos que tienen una misma búsqueda.
No fue un trabajo premeditado. Todo lo contrario. Fue un disco que fue el desarrollo de algo que fue natural. Empezamos por el simple deseo de cantar, de investigar, de lo que cada uno podía explorar desde su lugar. Fue algo muy lejano a cualquier visión estratégica.

- Ya han cantado el disco en algunas oportunidades, ¿Cómo reacciona el público y cómo contrasta sus versiones con el imaginario de estas músicas interpretadas por el Dúo Salteño?
- E: Nosotros tratamos de lograr lo nuestro. Lo mío es la expresión y Hernán hace su aporte y pone su musicalidad. El público lo toma bien porque lo que hacemos es algo que nos sale de adentro, que nos jugamos por entero por aquello que proponemos.
- H: Tratamos de apostar a algunos temas que no hayan sido los que haya cantado Chacho con el Dúo. Yo creo que todavía hay mucho por hacer en relación con la obra de Leguizamón. Sigue habiendo material para explorar nuevas cosas . Para revisitarlo.
El Dúo, claro, siempre será una referencia ineludible. No se puede hablar de la obra del Cuchi sin hablar del Dúo Salteño. Es una vertiente muy rica de la historia argentina. Ojalá tengamos más para aportar en esa tradición de nuestra música.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »