El folklorista Osvaldo Fernández interpretó Zamba de mi esperanza y el estudio estalló en aplausos.

Osvaldo Francisco Fernandez Postigo viajó a España en el año 2000 en busca de mejores horizontes. Era la antesala de una de las peores crisis económica que golpearía a la Argentina y Europa parecía tener un trabajo para toda persona que lo necesite.

Desde entonces, fueron pasando los años hasta que consiguió la ciudadanía. Siempre trabajó en el rubro gastronómico –aprovechando su esencia de parrillero argento- y, de hecho, se jubiló como encargado de una empresa de catering para aviones de vuelos internacionales.

Ahora se dedica a la música, a llevar el folklore argentino a España. A raíz de las buenas repercusiones que generaron sus presentaciones con el conjunto El Gramóphono de la Abuela, fueron invitados al programa La Mañana, de la prestigiosa señal Radio y Televisión Española(RTVE). Allí se lucieron interpretando Zamba de mi esperanza; Osvaldo cantó a duo con su compañero y tocó el bombo legüero.

“En todos estos años, nunca soltó la guitarra, el bombo, el charango ni la quena, nunca dejó de ejercitar su voz. Vuelve cada año, año y medio, a su país natal, porque dice que extraña mucho y no puede contener la nostalgia de estar con su familia”, contó su hijo Francisco a LA GACETA.

De Salta a Madrid

Además de El Gramophóno de la Abuela, Fernandez integra un grupo folklórico más tradicional, compuesto por dos españoles, y dos argentinos (un navarro, un aragonez, un cordobés y él, de Salta).

“Tocan folklore argentino en distintos lugares de Madrid, como aficionados, ya que no se consideran profesionales. Sin embargo suenan excelente, y fueron teloneros de Jorge Isella,Los Nocheros y Canto 4 en distintas presentaciones”, relató orgulloso el hijo del artista.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »