Jueves 18 de Agosto de 2022

Hoy es Jueves 18 de Agosto de 2022 y son las 06:55 - Estas escuchando LA FOLK ARGENTINA la radio del folklore desde Tigre Bs As Argentina / mail:lafolkargentina@gmail.com / twitter:@lafolkargentina / fan page:radio la folk

INFORMACION GENERAL

A un año de su muerte, un nuevo videoclip homenajea a Palo Pandolfo

Dirigido por el fotógrafo y artista visual Leo Vaca, con la colaboración de familiares y amigos, fue publicado este viernes como una manera muy especial de recordar su legado musical y humano

Mientras grababa Siervo, su último disco de estudio (lanzado en 2021), Palo Pandolfo decía que este disco era “electroacústico”: un balance íntimo entre el sonido crudo de las canciones despojadas y arreglos eléctricos que acentúan los colores buscados. Antes de grabarlo, compuso gran parte de este álbum desde una loopera.

Como un alquimista buscó bucles, frases, sonidos y los repitió y combinó hasta que Siervo tomó forma. Muchos de esos loops pueden escucharse en la mezcla del disco. La lumínica “Tu amor” ft. Santiago Motorizado fue nominada a canción del año y como mejor colaboración en los Premios Gardel 2022. Este 22 de julio, a un año de la partida física de Palo, diversos homenajes sucederán de parte de artistas, periodistas amigos y medios de comunicación. Uno de ellos, el más notorio tal vez, sucede con la publicación de un nuevo videoclip dirigido por el fotógrafo y realizador Leo Vaca.

“La idea” (que cuenta con la colaboración de la cantante Mora Navarro) no es una canción nueva. Compuesta hace más de quince años, es, tal vez, la canción más vieja de Siervo. Solo los más ávidos fans, sus colaboradores y su familia la conocían. En esta canción, Palo tocó y grabó las baterías, percusiones, el bajo, la guitarra y las voces. Para el nuevo video de la canción, la familia y amigos íntimos de Palo colaboraron con su arte y actuación en la realización del video.

Palo Pandolfo (Crédito: Leo Vaca)

Palo Pandolfo (Crédito: Leo Vaca)

Palo Pandolfo modeló, jugó y dejó huella en la historia de la música argentina con un legado de canciones esenciales. Hizo siempre lo que quiso porque supo del poder creativo de la libertad y entendió la capacidad transformadora del arte. Fue voz, sostén y consuelo en épocas dolorosas e incómodas, y esperanza y alegría cuando salió el sol. Un dragón inquieto, mutante e inmortal. Un viajero indestructible que siempre será canción.

Emblema de la música popular, desde la década del 80 recorrió un camino lleno de alternativas: metabolizó en clave dark y post-punk la rabia y el dolor de la larga noche de la última dictadura militar argentina; fue un refinado arquitecto del pop de alta rotación radial y le puso el cuerpo y la voz al tango, el folklore y la música rioplatense.

Distintas pieles para un único modelo de artista: el creador impulsado por la curiosidad que siempre está dispuesto a asumir riesgos en lugar de acomodarse en alguna zona de confort.

 

"Siervo", de Palo Pandolfo (Crédito: Leo Vaca)

Luego de dos años de El vuelo del dragón, un proyecto descomunal que reúne treinta años de canciones imborrables, Palo Pandolfo volvió a sorprender con un último disco, en el que venía trabajando hace varios meses. En él volcó todo su corazón y talento, logrando que sea el broche final de una carrera marcada por éxitos e historias. Con colaboraciones de grandes artistas como Fito PáezSantiago MotorizadoHilda LizarazuSofía Viola y Mora NavarroSiervo es un regalo más para la música argentina, un mimo que reafirma el impulso, autenticidad y pasión que marcaron toda su carrera.

Gracias al cuaderno en el que llevaba anotado todos sus deseos para este material, su equipo logró terminar de darle los toques finales para que el sueño de Palo siga vigente más allá de su presencia física. Siervo retrata la dulzura, el dolor y la fuerza de un hombre que todo lo sintió mucho y lo transformó en canción, de un luchador comprometido con su tiempo, de un artista nato que escribió y cantó historia.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!