Sábado 28 de Enero de 2023

Hoy es Sábado 28 de Enero de 2023 y son las 20:50 - Estas escuchando LA FOLK ARGENTINA la radio del folklore desde Tigre Bs As Argentina / mail:[email protected] / twitter:@lafolkargentina / fan page:radio la folk

INFORMACION GENERAL

De Gardel a L Gante: un especialista cuenta cómo el lunfardo sigue vivo y se actualiza con la música popular

Oscar Conde, el experto más importante de la Argentina analizó el uso de este léxico que no tiene fronteras de edad. El lunfardo es un vocabulario urbano que nació con las clases populares en la década de 1870. Cien años después, este léxico empezó a difundirse y hoy lo usan desde los más chicos hasta los más viejos, sin distinción de clase.

En Cambalache, el tango de Enrique Santos Discépolo, -y en muchos de Carlos Gardel -, abundan las palabras del repertorio lunfardo, conocidas como “lunfardismos”: chorro (ladrón), dublés (monedas falsas), maldá (maldad), laburar (trabajar), afanar (robar) y gil (tonto), entre otras.

Lo curioso es que los protagonistas de la escena musical más reciente, como Bizarrap o LGante, usan palabras que parecen modernas, pero tienen años de historia y que permiten a las nuevas generaciones a sumarse a una tradición del lenguaje argentino.

Oscar Conde es el autor de los libros "Diccionario etimológico del lunfardo" y "Lunfardo: un estudio sobre el habla popular de los argentinos" (Foto: Oscar Conde)

“El lunfardo siempre estuvo vinculado a la música. Nació en la misma década que el tango en el contexto de la inmigración”, explica el poeta, ensayista y docente, Oscar Conde.

Después, roqueros como Charly o Fito también incorporaron el lunfardo en sus letras. “Y volvió a pisar fuerte en los ‘90 con la aparición de la cumbia villera”, apuntó el doctor en Letras y autor de varios libros sobre el lunfardo en una entrevista con TN.

Charly García, en un show de 1998, en Obras. El cantante introdujo mucho del lunfardo a sus canciones (Foto: DYN).

Charly García, en un show de 1998, en Obras. El cantante introdujo mucho del lunfardo a sus canciones (Foto: DYN).

Aunque no nos demos cuenta, muchas palabras del lunfardo aparecen en las letras de las canciones que suenan hoy...

Sí, aparecen. Y es muy interesante porque hay algunas palabras lunfardas históricas muy antiguas, que me da la sensación de que muchos jóvenes creen que son nuevas y otras que no, que efectivamente pueden ser nuevas.

Por ejemplo, la letra del tema “Pinta” de L Gante y Pablo Lescano dice yo tengo esta pinta porque pintó y “pintar” como verbo que significa que “se dio la ocasión”, o “que se dio la oportunidad”, es su lunfardismo reciente, tendrá 30 años. O sea, no es tan nuevo, pero es de las últimas décadas.

A partir de los 90, artistas de la cumbia villera como Pablo Lescano irrumpieron en la escena musical con un uso muy popular del lenguaje y del lunfardo (Foto: Instagram de Pablo Lescano).

A partir de los 90, artistas de la cumbia villera como Pablo Lescano irrumpieron en la escena musical con un uso muy popular del lenguaje y del lunfardo (Foto: Instagram de Pablo Lescano).

Después dice visera, gafa, sarpado en conjunto. Sarpado también es un término de hace 60 años que curiosamente la gente escribe con zeta, (quizá porque lo relaciona con el verbo español zarpar). Sarpado es un lunfardismo muy usado y significa que “se pasó”.

“Caemos de cheto” canta L Gante en la canción que suena como cortina en la serie El Marginal...

Exacto. Caemos de cheto quiere decir que estamos re bien vestidos, con ropa buena. La palabra cheto tiene 50 años. Es un derivado de concheta, un lunfardismo originalmente aplicado a las chicas adineradas que vivían en zona norte.

¿El lunfardo está exento de los estereotipos de género?

Claro que no. Concheta es una deformación eufemística de la palabra conchuda. La cuestión de género también se ve cuando pensamos en las maneras de decir que alguien tiene guita. En general, se trata de adjetivos referidos a varones. Cajetilla, por ejemplo, es el más antiguo y proviene de jaquetilla, que es el nombre español para designar al esmoquin.

¿Todas son palabras antiguas?

No todas, aunque la mayoría. Birra es una palabra del italiano estándar que se usa en la Argentina desde que llegaron los inmigrantes por primera vez. Con todo esto, lo que quiero decir es que el uso de estas palabras del lunfardo no es de última hora.

Fichar como mirar es viejo y escabiar ¡es más viejo todavía!, de comienzos del siglo XX. Bancar, como soportar, es una palabra que tiene 80 años. Aguantar los trapos tiene 30 años y viene del mundo del fútbol: estás en la cancha con la bandera de tu club y viene la hinchada contraria a sacarte la bandera. Vos no la entregás y te agarrás a trompadas para defender los colores, ese es el sentido original que derivó en lo que hoy significa: “sé fuerte, sé valiente”.

Entonces, ¿Cuáles son los criterios para determinar que una palabra ingresa, o no, al diccionario lunfardo?

Felizmente, como el lunfardo un léxico popular, nada impide que algo ingrese o no lo haga. No hay nadie que pueda dictaminar sobre eso tal como lo hace la Real Academia Española, por ejemplo.

Es cierto que hay algunos criterios, sin embargo, son discutibles y tienen que ver más que nada con el imaginario de la gente acerca de lo que es el lunfardo. Algo que sí caracteriza al lunfardo es la intención lúdica y el reconocimiento en el otro.

¿Cierta identificación?

Claro, hay una complicidad: con esta persona estamos en la misma, pertenecemos al mismo grupo. El lunfardo genera una corriente de simpatía. Y de ahí la diferencia con los “argentinismos”.

Por ejemplo, polleraguitarra y colectivo, son argentinismos, pero no tienen intención lúdica. Entonces no son palabras lunfardas. Lo que define al lunfardismo es en cierto punto la connotación, lo que dispara en la mente de quienes están en la conversación

Fuente:TN

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!