Sábado 20 de Julio de 2024

Hoy es Sábado 20 de Julio de 2024 y son las 03:24 - Estas escuchando LA FOLK ARGENTINA la radio del folklore desde Tigre Bs As Argentina / mail:[email protected] / twitter:@lafolkargentina / fan page:radio la folk

INFORMACION GENERAL

Llega «Elementos», un colorido viaje de amor multicultural de Pixar

El nuevo filme de The Walt Disney Company relata la historia de Ember, una joven de fuego que convive, más o menos en armonía, con personas de agua, tierra y aire. "Creo que el multiculturalismo agrega riqueza al mundo", dijo el director.

«Elementos», la nueva cinta animada de los estudios Disney-Pixar que llega este jueves a las salas, crea un universo narrativo y visual completamente nuevo, pero con las señas de emotividad de siempre, para contar la historia de una joven de fuego tironeada entre su tradición familiar y el tentador contacto con otras culturas, experiencias y relaciones.

«Creo que el multiculturalismo agrega riqueza al mundo», planteó en entrevista con Télam el director de la cinta, Peter Sohn, que ideó la trama inspirado en sus propias experiencias de juventud como un neoyorquino del Bronx hijo de inmigrantes surcoreanos.

La charla transcurrió en el lujoso hotel Carlton de Cannes, ubicado en la bella La Croisette y a minutos a pie del Palacio de Festivales, que alberga la muestra cinematográfica anual más importante del mundo. Fue horas antes de que «Elementos» tuviera su premiere mundial como función de clausura de la edición 2023 del Festival.

Se trató de la cuarta película del estudio propiedad de The Walt Disney Company que tuvo el honor de ser seleccionada para la tradicional muestra cinéfila de la Riviera Francesa, tras «Up: Una aventura de altura», «Intensa-Mente» y «Soul», algo que quizás indique una inclinación de sus organizadores, ya que justamente estas dos últimas también eran protagonizadas por conceptos antropomorfizados, como las emociones o las almas. Ahora fue el turno de la naturaleza.

El animador y director, que previamente tuvo a su cargo uno de los títulos de Pixar que acaso hayan pasado más desapercibidos, «Un gran dinosaurio» (2015), aseguró que aunque no había intentado «convertirla en una película política», sus vivencias con una identidad multicultural y el esfuerzo de sus padres como inmigrantes habían impulsado esta historia.

«Todavía hasta el día de hoy me emociono mucho pensando en lo difícil que fue para ellos. Y esa era la vía que estábamos tratando de tomar», afirmó Sohn.

De qué trata la historia

«Elementos» relata la historia de Ember, una joven de fuego que vive en la Ciudad Elemento, una metrópoli en la que su cultura convive, más o menos en armonía, con personas de agua, tierra y aire.

Hija de padres extranjeros, Ember creció con una personalidad dura, desconfiada hacia el resto de los elementos y con una ferocidad que le cuesta mantener a raya. Desde que tiene uso de razón, sabe que heredará el negocio de barrio que a su padre tanto le costó erigir y que es un pilar de la comunidad del distrito de fuego.

Sin embargo, cuando conoce a Wade, un divertido chico de agua del que comienza a enamorarse, las creencias que tiene sobre el mundo en que vive y su propia identidad empiezan a temblar.

Con una impactante factura visual que provocó que fuera uno de los proyectos de más largo aliento de Pixar, «Elementos» presenta un mundo nuevo pero no por eso extraño. Aunque propone un romance en el centro de la trama -algo inédito en los anteriores 26 largometrajes de la marca- su historia sobre vínculos sentimentales viejos y nuevos, la celebración con humor de la diversidad y la apuesta por tender puentes sobre las diferencias llevan el inconfundible sello emotivo de Pixar.

-Para esta película tenían un reto, que era no solo el de crear a un grupo de personajes, sino también crear todo un mundo nuevo para ellos. ¿De qué manera influyó este entorno en la forma que tomaron los protagonistas y, viceversa, cómo influyeron los personajes sobre lo que este mundo podía ser?

Con toda honestidad, pese a lo difícil que fue hacer la película, construir este mundo fue una de las cosas más divertidas que tuvimos en el proceso. La ruta para construir el mundo fue todo a través de nuestro personaje principal, de la joven mujer fuego, Ember. Pensamos: «ella es fuego, ¿qué le dificultaría más estar en la ciudad?». Y fue muy fácil: «Oh, debe ser un mundo construido por agua», con canales, cascadas y el agua del tren elevado por todas partes, eso le dificultaría las cosas. Luego dijimos que si esta era una ciudad como cualquier ciudad importante, algunos la habrían poblado primero y esas son las personas de agua. Luego la tierra, luego el aire, último el fuego. Entonces pensábamos cómo se verían los edificios, tratando de explotar todo lo que sería difícil para Ember, pero al mismo tiempo que fuera un mundo donde cada uno de esos elementos se mezclaba y trabajaba en conjunto. El aire soplando sobre la tierra, el agua alimentando la tierra para hacer crecer las cosas. Todo eso fue muy divertido.

-Entonces la visión que tenían sobre el personajes determina la forma del mundo.

-Los personajes son primero; si Ember fuera realista, si el fuego fuera real como una película de «live action» (acción en vivo, no animada), entonces la ciudad tendría que ser más realista. Si el fuego de Ember fuera como un dibujo en 2D, entonces la ciudad tendría que ser en 2D. Así que tuvimos que encontrar el balance de Ember, ¿qué tan real y qué tan dibujo es ella? Una vez que encontramos ese equilibrio, pudimos diseñar la ciudad.

-Uno de los temas de la película es la inmigración, que es tan antiguo como el mundo, pero a la vez uno de los principales conflictos del presente. ¿Por qué quisiste abordar esa cuestión?

-Es muy fácil para mí. Nací en Nueva York y mis padres nacieron en Corea del Sur, habían emigrado a los EEUU y, cuando era chico, me burlaba de eso. Era un hijo terrible, no lo entendía. Pensaba «¿cómo es que no son estadounidenses? Deberíamos ser más estadounidenses», eran tan coreanos… Estaba casi avergonzado. A medida que fui creciendo comencé a comprender lo difícil que era para ellos. Me contaron todas estas historias de cuando llegaron, que no hablaban el idioma, que no tenían dinero. No podían conseguir empleo, y mi padre trabajó muy duro para encontrar un negocio para llevar comida a nuestra familia. Por lo que habían hecho todos estos sacrificios, que no entendí hasta que fui mucho mayor y tuve mis propios hijos. Ese era el corazón de la película, agradecer a nuestros padres por el sacrificio, y la inmigración era parte de esa carga que tuvieron que llevar. Quería mostrarle al público que esta gente hizo un viaje que fue difícil y que eso sería algo que Ember comenzaría a entender en su camino y, con suerte, la audiencia también.

-Otro de los temas importantes de la película es el de la identidad.

-Sí, una gran parte del viaje de Ember es la comprensión de su propia identidad. Cuando deja su país, ese es el mayor temor de su padre: que va a perder una parte de su identidad, que se diluirá. Y yo sentí eso al crecer. Recuerdo que mis padres marcaban una línea de dónde terminaba la suya y dónde comienza esta otra cultura. Le decía a mi madre «deberías hablar más inglés» y ella se negaba: «No, ese es mi límite». Yo crecí como asiático en Estados Unidos, y a veces te ven como un extranjero aunque nací allí. Estás en este lugar intermedio. Para Ember en la película también es un viaje muy similar, tratando de comprender que es parte de un mundo, pero algo del otro comienza a atraerla y a ser parte de ella. No se trata solo de la tradición cultural de la que provengas; las conexiones que vas haciendo comienzan a formar tu identidad.

-Juega con la idea de que no hay solo un mundo, sino que hay muchos.

-Cuando crecía todo se trataba de la asimilación, de la integración a la cultura, pero luego descubrí que existe esta otra parte de la identidad que no podés perder y así empecé a verlo desde el multiculturalismo. Y realmente creo que el multiculturalismo agrega riqueza al mundo, en vez de solo una monocultura. La película definitivamente se apoya sobre esto. Me refiero a que la diversidad es tan importante en nuestras vidas, pero no es solo que Ember está tratando de entender y conectarse empáticamente con esa diversidad, su viaje es realmente comprender esa parte de sí misma, cuál es su cultura y cuál es su identidad y ella nunca podría conseguirlo sin esa compasión por entender las diferencias.

La productora Denise Ream, una de las principales responsables de «Elementos», la próxima cinta de Pixar que a través de la relación entre dos aparentemente incompatibles personajes hechos de fuego y agua habla sobre la superación de las diferencias y la búsqueda de la propia identidad más allá de los mandatos de origen, destacó la importancia de trabajar con un equipo multicultural que aportara sintonía entre la confección y el mensaje del proyecto.

«Cuando empezamos a formar el grupo, intencionalmente contratamos a personas para que ocupen posiciones de poder que fueran de primera o segunda generación de familias de inmigrantes en Estados Unidos, y que vinieran de todas partes del mundo. Me parece que eso hizo que la película fuera muchísimo mejor», explicó Ream en diálogo con Télam sobre esta decisión.

Y no se trató de algo azaroso, teniendo como cabeza de la entrega al director Peter Sohn, que como hijo de padres surcoreanos que se instalaron en los 70 en Nueva York, decidió imprimir sus propias vivencias en la ficción con la ayuda de creativos y colegas que empatizaran con su historia y sus sensaciones como un estadounidense de nacimiento criado bajo las expectativas y tradiciones de sus ascendientes.

«Mientras hacíamos la película aparecía esta cuestión, también muy oportuna en el presente, de ver cómo cambia y estaba cambiando el mundo alrededor nuestro, y pensábamos que podía ser especial, que puede mostrar cuánto tenemos para ganar cuando nos exponemos a otras culturas y personas, y cuán importante es eso», siguió.

Además, Ream, que ya había trabajado con Sohn para otro título de Pixar, «Un gran dinosaurio» (2015), contó que si bien como dupla sabían que querían colaborar otra vez, «él tenía algunas ideas» pero ella «no sabía del todo qué tenía Peter en la cabeza».

«Cuando se le ocurrió esto y me lo contó, lo compré inmediatamente. El núcleo de esta historia es sobre el agradecimiento a nuestros padres y a todas las personas que nos ayudan a llegar a lugar en el que estamos en la vida, y eso me encantó», recordó sobre la génesis de «Elementos».

En tanto, quien también fue productora de la entrañable «Up: Una aventura de altura» (2009) y de la secuela de «Cars» (2011) se refirió al desafío que implicó el filme en términos de animación, un paño que conoce y muy bien tras haber liderado equipos de efectos visuales de películas como «Harry Potter y la piedra filosofal» (2001), «Star Wars – Episodio III: La venganza de los Sith» (2005) y «Misión: Imposible III» (2006), entre otras.

«Desde el principio supimos que iba a ser así, un proyecto de esos que toman mucho tiempo, porque no teníamos la tecnología que necesitábamos. Lo más difícil era crear estos personajes que no se parecen a ninguno de los otros personajes de Pixar, que no tienen la estructura estándar, porque están hechos de gas o de luz. La pregunta era cómo hacer que el fuego resultara atractivo, cómo hacer que el personaje pudiera llorar, por ejemplo, sin que dejara de sentirse como fuego», señaló.

Y en ese sentido, agregó: «Nos apoyamos mucho en colegas muy inteligentes, y tuvimos ayuda de investigación de otras áreas de Disney, fue un viaje increíble. Honestamente es lo que más nos entusiasmó a todos sobre el proyecto, porque no tenés muchas oportunidades de trabajar en algo tan innovador», reconoció Ream.

«En este momento puedo decir que fue una de las películas de Pixar más difíciles de hacer, pero seguramente venga alguna después que pueda asumir también esa etiqueta. Espero que se pueda amoldar a esta suerte de canon de que la gente sienta el corazón, la pasión de la historia, y que pueda conectar, compartiéndola con sus familias o amigos. Todas estas películas son intimidantes, porque están las que te precedieron, y querés hacerles justicia. No decir que lo que hiciste es mejor, pero sí que sea digna de compartir ese espacio», concluyó.

 

Peter Sohn: «La película promedio de Pixar toma unos cinco años, esta llevó siete»

El estreno en salas locales el próximo jueves de la comedia romántica de animación «Elementos» marca el lanzamiento de una de las cintas de mayor tiempo de producción entre las que pronto serán 27 entregas en el catálogo de Pixar, desde su ingreso a las grandes ligas de Hollywood con «Toy Story» en

1995 hasta su presente como una de las más reconocidas subsidiarias de The Walt Disney Company.

«Fue un proceso largo. La película promedio de Pixar toma unos cinco años, esta llevó siete. Hay un par que han tardado entre siete y ocho años, así que no estamos fuera de lo común. Pero al mismo tiempo siento que la mitad del trayecto estuvo más conectado con el viaje habitual que la otra mitad, una parte nueva, y eso fue probablemente lo más difícil», explicó en diálogo con Télam el director del filme, Peter Sohn, un conocido de la empresa, para la que ya había realizado «Un gran dinosaurio» (2015).

Es que no sólo se trató de una experiencia de índole muy personal para Sohn, que tradujo en «Elementos» sus propias nociones acerca de lo que es ser descendiente de inmigrantes en una tierra lejana y distinta a la de origen y de tender puentes entre culturas, sino de todo un desafío prácticamente inédito para Pixar, en términos de creación de mundos y personajes.

Protagonizada por Ember, una jovencita hecha de fuego, y por su eventual interés amoroso, Wade, compuesto de agua, la propuesta llevó a los creativos a plasmar en la pantalla todo un universo urbano y un abanico de personajes formados por los cuatro elementos de la naturaleza que debía resultar fluido y verosímil sin dejar de lado los aspectos humanoides necesarios para conectar con las audiencias.

«La primera mitad del viaje es desarrollar una idea. Es una pequeña semilla, todavía no tiene nada. Comenzamos a evolucionarla, haciéndola crecer hasta que tenga suficiente peso para traer a más personas para ayudarla a crecer y luego conocer escritores, artistas de storyboard y animadores que luego comienzan a explorar diferentes cosas para colaborar con la historia», continuó Sohn durante la entrevista en el reciente Festival Internacional de Cine de Cannes.

Y en esa línea, explicó que «mientras estás explorando la historia y todo se solidifica más, entrás en la siguiente fase en la que te preguntás ‘¿cómo construimos estos personajes?'»: «Aquí es donde (la productora) Denise Ream formó un equipo, porque el estudio hacía hasta ahora películas sobre juguetes de plástico o autos de metal, que tienen una superficie muy dura. No había una experiencia en hacer a alguien que fuera transparente y en constante movimiento», dijo en referencia a las exitosas franquicias de «Toy Story» y «Cars».

«Simplemente nunca habíamos hecho eso antes y esa parte tomó casi cuatro años simplemente experimentando», relató mediante una cifra que entra de lleno en comparación con otras entregas de Pixar, que en ese mismo lapso ya habían pasado por todas las etapas de producción, desde la escritura del guion hasta el corte final.

Son los casos de otros reconocidos títulos de la marca, como la mismísima «Toy Story», «Los increíbles» (2004), «Valiente» (2012) y la ganadora del Oscar «Soul» (2020); y de otros que fueron aún más veloces en su realización, como «Ratatouille» (2007), «Monsters University» (2013) o «Unidos» (2020).

Ahora, «Elementos» se suma al tope del ranking de tiempos de preparación después de «Cars» (2006), la más extensa con ocho años de trabajo en su haber, y queda adelante de otras que también superaron la media, como «Buscando a Nemo» (2003), «Intensa Mente» (2015) o «Coco» (2017), todas con cerca de seis años.

«Estás girando muchos platillos a la vez. Cada cinco semanas tenés que montar un espectáculo, hacés muchos dibujos y los editás para tener una película, le ponés voces, le ponés música, pero todo en una forma temporal para que sea maleable. Y así lo ponés todo, lo juzgás. Y al mismo tiempo, todavía está dando vueltas el platillo de la parte técnica de todo esto», finalizó Sohn.

Fuente, Diario Telam

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!