Domingo 21 de Julio de 2024

Hoy es Domingo 21 de Julio de 2024 y son las 04:33 - Estas escuchando LA FOLK ARGENTINA la radio del folklore desde Tigre Bs As Argentina / mail:[email protected] / twitter:@lafolkargentina / fan page:radio la folk

CAMPO

Los espárragos buscan volver a su época dorada en el Valle del Río Colorado

En esa zona del sur bonaerense, hay plantas "silvestres", debido a que en el pasado fue una zona productora de este cultivo. Ahora, un grupo de extensionistas e investigadores buscan recuperarlo como una alternativa en el cinturón hortícola de la región.

Conocido como un cultivo rústico, pero con una demanda creciente en el mercado interno, los espárragos avanzan en el Valle Bonaerense del Rio Colorado, aunque no es la única zona de producción en el país.

El esparrago (Asparagus officinalis) pertenece a la familia Asparagaceae. Se trata de una planta que resiste sequías, y se desarrolla con clima cálido, pero sin exceso de calor, necesitando un periodo de reposo inducido por bajas temperaturas. Sin embargo, no tolera las heladas.

En Argentina ocho provincias componen el calendario de oferta nacional, destacándose en San Juan, Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Corrientes, Catamarca, Mendoza, y San Luis.

EL PASADO DEL ESPÁRRAGO

“En los años 80 el Partido de Villarino contaba con productores que cultivaban Espárragos, pero el avance de la cebolla hizo que su producción decaiga considerablemente. De hecho, la gente local acostumbra a recolectarlos en las orillas de los canales de riego y alambrados”, contó la extensionista del INTA Hilario Ascasubi, Andrea Mairosser. 

La especialista, junto a su equipo de trabajo evalúa -desde hace 4 años- el cultivo de espárragos con riego por goteo, como estrategia de manejo alternativa para favorecer el desarrollo de turiones de mejor calidad, más tiernos y menos fibrosos.

“Si bien esta región es productora de cebollas, en los últimos años la superficie de producción bajo cubierta y a campo de hortalizas diversificadas se encuentra en aumento y el espárrago podría ser una oportunidad como complemento para estas producciones”, destacó a Infocampo la entrevistada.

EL ENSAYO DEL INTA

Desde el año 2018 y motivados por la búsqueda constante de producciones hortícolas alternativas en el Valle Bonaerense del Rio Colorado, desde INTA establecieron un ensayo exploratorio para evaluar la adaptación y producción de esta hortaliza.

Vale aclarar que es una planta herbácea perenne. La parte subterránea está constituida por un rizoma fibroso, que porta un conjunto de yemas evidentes en su parte superior. La durabilidad del cultivar ronda los 4 ó 5 años con productividad, pudiendo llegar a los 8 a 10 años, desde el punto de vista de vida económica rentable.

-¿De qué manera se iniciaron los ensayos en el cultivos de espárragos?
-Tenemos dos formas de iniciar el cultivo: una es la de producir arañas, como lo hicimos en el primer año de ensayo. Este sistema de plantación quedó en desuso, dado que para obtener la primera cosecha se debe esperar dos años. La otra técnica es en almácigo con posterior trasplante de plantines con cepellón. De esta manera se puede comenzar a sembrar en agosto. Sólo se necesitan dos meses para alcanzar el tamaño de trasplante. Ese plantín tiene una mini araña desarrollada dentro del sustrato, con cuatro o cinco yemas. Con este tipo de siembra le ganamos un año al sistema de siembra anterior.

-¿Se trata de un cultivar que produce de manera inmediata?
-Depende del sistema de plantación. El primer ensayo comenzó su producción luego de dos años de haber sido sembrado. En cuanto a las dos parcelas trasplantadas en 2019-2020 comenzaron su producción a la primavera siguiente. Por lo general en el primer año de cosecha el periodo de recolección es más corto, no va a ser importante y va a estar limitada por un período de 15 a 20 días porque la araña no tiene buen tamaño. El segundo año pasamos a 90 días de cosecha dependiendo principalmente de las condiciones climáticas.

RECOMENDACIONES PARA EL CULTIVO

En la parcela del INTA el manejo general consiste en dos a tres riegos semanales por goteo, para favorecer el desarrollo de turiones de mejor calidad, más tiernos y menos fibrosos que los que no reciben riego.

“Las cosechas se realizan tres veces por semana evaluando en el laboratorio el número de turiones, peso, longitud, forma y calibres (diámetro a 2 cm desde la base). Los calibres se clasifican en: Small: 6-9 mm, Medium: 9-12 mm, Large: 12-16 mm, Extra Large: 16-18 mm y Jumbo: >18 mm”, contó la especialista.

Andrea Mairosser, INTA Hilario Ascasubi.

Vale mencionar que Argentina cuenta con un Protocolo de Espárragos Frescos (SAGPyA, 2007) que hace referencia a los requerimientos para el posicionamiento del producto en el mercado.

“Cuando el cultivo se inicia, es importante mantener un buen nivel de humedad del suelo para evitar el estrés, ya que es sensible, tanto al déficit, como al exceso hídrico en sus primeros años de crecimiento. A fines de primavera, cesa la cosecha y se deja vegetar los nuevos turiones para que la planta acumulen reservas”, continuó la extensionista.

-¿Cuáles fueron los principales resultados de los ensayos exploratorios en la parcela de espárragos?
-En términos generales los rendimientos comerciales son muy buenos, de 300 a 400 gramos por planta, de óptima calidad y su cultivo no presenta inconvenientes. Esta experiencia favorable con el cultivo hace que estemos pensando en realizar reuniones con productores para que se animen a implantar el cultivo en su campo.

-¿Se podrían cultivar de manera urbana, en una pequeña escala como una casa?
-Es posible cultivarlos en el patio de una casa o en una huerta familiar, mientras se cuente con el espacio suficiente. Hay que saber que las raíces crecen radialmente, ocupando una superficie cada vez mayor. Es por eso que cuando se trasplantan a su lugar definitivo, se colocan los plantines a 30 centímetros entre sí, a 1,4m de distancia entre hileras y a 25 cm de profundidad

UNA ESPECIE CON RUSTICIDAD

Si bien el espárrago es una variedad muy rústica, cuenta con requerimientos nutricionales que son esenciales. “El nitrógeno influye directamente en el desarrollo vegetativo, en la formación de la estructura de la planta y área foliar”, cuenta la extensionista.

Por su parte, el fósforo interviene en la formación del sistema radicular, tiene importancia en la calidad del producto, disminuye la fibrosidad de los turiones y mejora el sabor.

-¿Cuándo es el tiempo apropiado para fertilizar las plantas?
-En cuanto a la fertilización el nitrógeno y potasio serán suministrados una vez finalizada la cosecha, fraccionando su aplicación en dos o tres veces. No es conveniente la aplicación en estación avanzada por el riesgo de provocar rebrotes tardíos que consuman las reservas. Producto de la baja movilidad del fósforo en el suelo, sus aplicaciones se harán a fines de otoño, y en nuestro caso vamos a aplicar el fertilizante en el agua de riego para que la eficiencia en la disponibilidad del nutriente entre en función directa de la eficiencia en la uniformidad del riego.

-¿Cuál es el clima y tipo de suelo aptos para su cultivo?
– Es una hortaliza que se adapta a diferentes tipos de suelo y clima; siendo el espárrago verde el más versátil, mientras que el blanco requiere suelos más sueltos. Por el gran desarrollo de raíces que se produce anualmente, prefiere suelos profundos, fértiles, con elevada permeabilidad, napas freáticas a más de 1 metro de profundidad, sin horizontes compactos y un pH comprendido cercano a la neutralidad.

-¿Existen productores hortícolas que les pide información sobre el cultivo?
– La verdad que en las recorridas a los campos vamos comentando la evolución del cultivo en nuestra parcela demostrativa y de ahí comienza el interés, sumado la cercanía de la zona a Bahía Blanca que se observa en las verdulerías espárragos procedentes de San Juan principalmente. Es un cultivo que si no tiene una óptima conservación pierde calidad. Por eso creemos que es una muy buena oportunidad poder producirlos en el Valle Bonaerense del Rio Colorado.

PRODUCTOS DE PROXIMIDAD

Todas las hortalizas evaluadas en la parcela experimental y demostrativa del INTA Ascasubi (espárragos, alcauciles y kale), al ser productos de poca duración post cosecha, posibilitan la promoción de la nueva tendencia de consumo.

Se trata de los llamados productos “Km 0” o productos de proximidad. Su característica principal, aunque no la única, es que tienen en cuenta la distancia entre el punto de producción y recolección, es decir, el punto de origen y su lugar de consumo final.

Por lo tanto, para que un alimento pueda ser considerado como producto “Km 0” o de proximidad deben cumplir con dos características puntuales, según enumeró Mairosser: “La producción y el consumo se deben ubicar en un radio cercano, inferior a los 100 km. Se trata, por lo tanto, de productos locales. Además, son productos de temporada”, explicó.

Vale aclarar que el equipo de INTA que trabaja en esta línea de investigación está integrado por, además de Andrea Mairosser, Verónica Caracotche y Malvina Zazzetta. También se encuentra el personal de apoyo técnico formado por Julián Castillo y la licenciada Fatima Cano.

Infocampo

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!