Lunes 4 de Marzo de 2024

Hoy es Lunes 4 de Marzo de 2024 y son las 12:34 - Estas escuchando LA FOLK ARGENTINA la radio del folklore desde Tigre Bs As Argentina / mail:[email protected] / twitter:@lafolkargentina / fan page:radio la folk

MUSICA.

Britney Spears: la Princesa que dijo ¡basta! a los abusos de la industria musical

En sus 42 años -con un cuarto de siglo en la música profesional-, Britney vivió mil vidas. Más allá de su innegable talento y los 100 millones de discos vendidos, sufrió hasta lo inimaginable en la intimidad. Pese a todo, salió adelante. sin importar rivales, como ahora, que acaba decir que jamás volverá a la industria de la música. Un motivo para repasar su historia.

Soy Miss Sueño Americano, desde que tenía 17 años / no importa si entro en escena o me escapo a Filipinas/, igualmente pondrán fotos de mi trasero en la revista./ ¿Quieres un pedazo mío? / Soy la señorita mal Karma mediático. /Otro día, otro drama. / Supongo que no entiendo qué hay de malo en trabajar y ser una mamá. / Y con un niño en brazos, sigo siendo una fuente de ingresos excepcional. / ¿Quiéres una parte de mí?”

Así cantaba en 2008 la compositora, cantante y bailarina Britney Spears (hoy, de 42 años), que venía de transitar un juicio de divorcio y por la tenencia de sus hijos mediatizado y de soportar un tratamiento estigmatizante desde los titulares de prensa que lejos de mostrarla como un ser doliente, la retrataba como una loca fuera de control. Ya por entonces, la Princesa del Pop sabía bien del condicionamiento de la industria musical que seguiría padeciendo en el futuro y que la llevaría recientemente a hacer pública su decisión: la de jamás volver a la industria de la música.

Así lo anunció en sus redes hace unas semanas, dejando en claro que no es de la música que se aleja, si no de la industria. En la actualidad, lleva compuestas una veintena de canciones para otros músicos bajo un seudónimo: "Soy una escritora fantasma y honestamente lo disfruto", dijo respecto de su presente artístico en su última declaración pública.

La relación entre las artistas del pop y la industria musical (históricamente manejada por hombres casi en su totalidad) ha sido en muchos casos, y a través de las diferentes décadas, una relación de opresiones, de intentos de sometimiento, de coartar la libertad artística.

James el padre de Britney fue el gran manipulador de la vida de su hija

 

James, el padre de Britney, fue el gran manipulador de la vida de su hija.

Desde exigencias sobre sus estéticas corporales (vale recordar, por ejemplo, el caso de Sinéad O´Connor, que debió enfrentar los intentos de su compañía discográfica para hacerle cambiar su apariencia punk a fin de volverse “más femenina” e imponerse para no seguir el juego de ser una estrella del pop condicionada por su imagen); exigencias en cuanto a sus cuerpos (podemos mencionar el caso de Alanis Morissette, a quien un ejecutivo de su discográfica la presionaba con que estaba engordando, lo que desembocó en problemas alimenticios de la artista, algo que también sucedió, muchos años antes, con Karen Carpenter, forzada a dejar su lugar en la batería y empujada a la exposición que implicaba ser la front woman de la banda, porque eso convenía en términos de negocio); exigencias incluso sobre cómo debían pensar, como padeció Lauryn Hill, que a principios de los años 2000 publicó un álbum con canciones que criticaban el sistema capitalista y patriarcal; o Fiona Apple, que a fines de los 90, cuando recibió la distinción a mejor nueva artista en los premios MTV dijo que el mundo era una mierda.

Todas ellas fueron tildadas de “locas” por el establishment, y son solo dos ejemplos entre muchísimos otros casos.

El punto final que Britney Spears le puso hace pocos días a su relación con la industria musical revela el hartazgo de una artista con el negocio de la música, pero siempre quedará la música con la que la princesa del pop expresó su manera de ver el mundo, y lo hizo bailar.

El camino de Britney

Baby One More Time su lbum debut vendi 13 millones de discos convirtindose en el ms exitoso de la historia para una artista adolescente

 

"Baby One More Time", su álbum debut, vendió 13 millones de discos, convirtiéndose en el más exitoso de la historia para una artista adolescente.

El mundo hizo ¡plop! cuando una adolescente llamada Britney lanzó su simple debut en octubre de 1998 “Baby One More Time”. Ese fue el puntapié inicial de una carrera en ascenso minada de hits que hizo que en tan solo cinco años generara ventas por encima de los setenta millones de dólares.

El video de la canción, cuya propuesta artística estuvo a cargo de la propia intérprete, muestra el universo de una joven adolescente como cualquiera, que viste uniformes escolares de supermercado y que comparte con sus pares la pena de una decepción amorosa.

Este abordaje que la constituyó como una chica del común, lejos de la imagen de la diva inalcanzable condicionó al mercado del pop, que abrió paso a otras expresiones de solistas como antagonistas a la figura de Britney como Avril Lavigne o Christina Aguilera. Britney fue el centro del pop adolescente. 

En el año 2000 Britney lanzó su segundo álbum. Ya no sufría por amor: esta vez era ella la que rompía corazones y récords de venta, una vez más. Incluso, en el coro de “Stronger” se la oye cantar “¡Mi soledad ya no me está matando!”, en clara alusión a la frase contraria de su primer hit.

Sin embargo, una de las canciones del álbum “Oops i Did It Again”, titulada “Lucky” ("Afortunada") cuenta la historia de una mega estrella que sufre la soledad, dejando entrever quizás algo de su propia historia. Con un padre ausente que solo se hizo presente a la hora de asumir el control de su dinero, años después contaría en un audio de 20 minutos que compartió a través de la plataforma YouTube el 28 de agosto de 2022 (y que más tarde terminaría borrando): “Era una máquina, una puta máquina, ni siquiera humana. Era una locura lo duro que trabajaba. Y la única vez que hablé y que dije ‘no’ en los ensayos a un maldito paso de baile se enojaron

El nuevo milenio seguiría deparando éxitos para la Princesa del Pop. Por un lado, su álbum “Britney” (2001) que representó su paso a la madurez e incorporó nuevas sonoridades al universo musical de la cantante y donde, además de controlar las decisiones artísticas, pudo incorporar seis composiciones propias (sus dos discos anteriores tienen solo una canción propia en cada uno); y por el otro, “In the Zone” (2003), con más canciones de su autoría- ocho en total- entre ellas la explosiva “Me Against the Music”, que interpreta junto a Madonna.

La Reina y la Princesa del Pop juntas. La consagración de Britney en el zenit de su desempeño artístico.

Tras un paréntesis musical que duró lo que duró su matrimonio con el bailarín Kevin Federline y en medio de la batalla legal y la exposición mediática, Britney entra a estudios y graba su quinto álbum “Blackout” (2007), uno de los más elogiados por la crítica. La canción “Piece of me” retrata la vida y el sentir de Britney por esos días, cosificada y monetizada en las ediciones amarillistas.

Soy la Sra. “¿Quieres un pedazo mío?”  /Probándome y enojándome. / Bueno, hacé la fila con los paparazzi que me están haciendo “fuck you”. / Esperando que haga lío y que arregle en el juzgado. / Ahora, ¿estás seguro de que quieres un pedazo de mí?"

Britney, que desde sus comienzos había estado a cargo de los procesos creativos de su producción musical, tras algunos episodios concernientes a su salud mental, producto de su traumático divorcio y la pérdida de la custodia de sus hijos, fue demandada por su propio padre que se constituyó como su tutor desde el 2008 y por los siguientes trece años, quedando a cargo del control total de su dinero y de su vida.

La artista se vio impedida de tomar decisión alguna respecto no solo de su carrera y sus finanzas sino incluso de su vida personal al no poder decidir, por ejemplo, a quién frecuentar ni tampoco sobre su propio cuerpo al prohibírsele quedar embarazada.

En ese período de tutela de la que fue prisionera lanzó tres discos de estudio “Femme Fatale” (2011) “Britney Jean” (2013) y “Glory” (2016), dio shows en Las Vegas (“mis actuaciones en Las Vegas eran horribles”, confesó en el audio mencionado) e hizo varias apariciones en televisión, como su participación como jurado del programa estadounidense "X Factor".

Hace cuatro meses la Princesa del Pop public su autobiografa La mujer que soy

 

Hace cuatro meses, la Princesa del Pop publicó su autobiografía, "La mujer que soy".

"Demasiado enferma para elegir mi propio novio, pero saludable para aparecer en programas de entrevistas y para cantar frente a miles de personas en diferentes partes del mundo cada semana", relató Britney en su autobiografía “The Woman in Me”.

Del álbum “Britney Jean” la canción de su autoría “Work Bitch” (“Trabaja, Perra”) es una de las canciones más escuchadas. Su ritmo alegre y pegadizo se asocia a una canción en apariencia motivadora. Sin embargo, en virtud de las circunstancias de su autora respecto de su lucha con la explotación de la industria musical, cobra un sentido diferente.

La letra habla de llegar al éxito a través de la dedicación y el trabajo, “¿Quieres un cuerpo atractivo? / ¿Quieres Bugatti? / ¿Quieres Maserati? / Será mejor que trabajes, Perra”.

En el film documental de 2013, "I Am Britney Jean", Spears reveló que la canción había nacido como respuesta a sus detractores, que la habían tildado de vaga y de dormirse en los laureles.

En noviembre de 2021, Britney Spears ganó la batalla judicial que puso fin a la tutela y volvió a ser libre. En 2022 presentó la canción "Hold Me Closer" en colaboración conjunta con Elton John, y en 2023 lanzó el single "Mind Your Business" junto a Will.i.am., cantante de Black Eyed Peas.

La música siempre se hace lugar, y algunas veces, a pesar de la industria.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!