Miércoles 24 de Abril de 2024

Hoy es Miércoles 24 de Abril de 2024 y son las 19:26 - Estas escuchando LA FOLK ARGENTINA la radio del folklore desde Tigre Bs As Argentina / mail:[email protected] / twitter:@lafolkargentina / fan page:radio la folk

NOTICIAS DE TANGO

La francesa que se enamoró de Argentina, del tango y el asado: “Fue un sueño hecho realidad”

La historia de Liza Kharoubi Echenique, la francesa que llegó a la semifinal del Mundial de Tango.“Argentina es un país que cambió mi vida”, asegura la mujer de 45 años

En el transcurso de una noche de 2007, Liza salió a bailar junto a una amiga. Era la primera vez que acudían a la discoteca, la cual se llamaba “Pasión por Tango” y estaba ubicada en la ciudad de Auckland, Nueva Zelanda. Lo que no se imaginaba era que su vida daría un giro a 180 grados.

“A partir de ese momento, el tango formó parte de mi vida. Mi marido me presentó la cultura argentina y la adopté como propia”, dice Liza Kharoubi Echenique en una entrevista con Clarín.

La mujer de 45 años - proveniente de Francia - tomó la decisión de emigrar a Argentina junto a su pareja en 2017, con el objetivo de cambiar de vida y huir de los atentados terroristas que tomaron lugar en su país. “A su vez, estaba convencida de que la República Argentina me daría la posibilidad de reinventarme y no me equivoqué”, afirma la francesa.

La francesa más argentina

La protagonista de esta historia nació en la ciudad portuaria de Marsella, al sur de Francia. Desde pequeña, se sintió cautivada por el mundo de la filosofía y al terminar la escuela secundaria, en 1998comenzó dos carreras en paralelo: la Licenciatura en Filosofía y la Licenciatura en Estudios Angloamericanos.

Al cabo de un tiempo, en 2003, realizó un doctorado en Literatura Inglesa y Filosofía en la histórica Universidad de La Sorbona, en París. Además, durante su posgrado, desempeñó el rol de profesora de filosofía en la misma institución. Tres años después, en 2006ganó una beca para enseñar y terminar sus estudios en la Universidad de Oxford, en Inglaterra.

Un año después, en 2007optó por iniciar un postdoctorado sobre la relación entre filosofía ética contemporánea y literatura, en la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda. Allí, fue contratada para trabajar en el departamento de francés de la facultad, donde realizó proyectos de investigación. Lo sorprendente es que estaba por conocer al hombre de su vida, a miles de kilómetros de su hogar.

La francesa junto a su marido cordobés y su hija. Foto: Liza Kharoubi.La francesa junto a su marido cordobés y su hija. Foto: Liza Kharoubi.

En el devenir de una noche, Liza optó por acudir - junto a una amiga - a un club nocturno llamado “Pasión por Tango”. Inconscientemente, se encontró bailando milonga argentinaun género musical que la fascinó. En aquel sitio, conoció a Diego, el dueño del establecimiento y a partir de ese momento, fueron inseparables, según ella.

“Con él, experimenté la cultura argentina y descubrí mi pasión: el tango. Esta danza, me permitió conectarme física y emocionalmente con los demás, canalizar energías y equilibrar sentimientos”, explica Liza.

Desde esa noche, Argentina pasó a ocupar un lugar importante en su corazón y el tango se convirtió en un pasatiempo que la acompañaría para siempre. Junto a Diego, - bailarín de tango semiprofesional- tomó clases de baile y perfeccionó su nivel.

Liza junto a su marido, en el Campeonato Mundial de Tango 2008, en Corea del Sur. Foto: Liza Kharoubi.Liza junto a su marido, en el Campeonato Mundial de Tango 2008, en Corea del Sur. Foto: Liza Kharoubi.

Un año después, en 2008, su pareja recibió una invitación para participar en el Campeonato Mundial de Tangoen Corea del Sur. Sin pensarlo dos veces, Diego aceptó y comenzaron a entrenar duro todos los días, conforme a sus palabras.

“Tuve que tomar clases de danza clásica para mejorar la postura y aprender a girar. Fue un proceso arduo, pero valió la pena el esfuerzo. Luego de varias rondas, llegamos a semifinalesfue un sueño hecho realidad”, expresa con emoción la francesa.

“A partir de esa experiencia maravillosa, sentí que podía llevar mis zapatos de tango a cualquier parte del mundo. De hecho, en 2012, obtuve una beca de investigación en la Universidad de Harvard y lo primero que puse en mi valija fueron los zapatos de tango”, agrega con alegría la licenciada.

La francesa que estudió en la Universidad de Harvard y se enamoró de Argentina. Foto: Liza Kharoubi.La francesa que estudió en la Universidad de Harvard y se enamoró de Argentina. Foto: Liza Kharoubi.

Al finalizar sus estudios, en 2009se mudaron a Francia, pero el contexto de París - ciudad en la que vivían - era muy complejo, según ella. Unos años después, en 2015Liza sufrió la pérdida de un amigo suyo a causa del atentado terrorista que tomó lugar en el Teatro Bataclán.

Por este motivo, decidieron dejar el país “Además, nuestra hija tenía cuatro años y pensé que era un momento ideal para cambiar de vida y enfrentar nuevos desafíos”, dice la emprendedora.

Su vida en Argentina

A raíz de esto, en 2017emigraron a Argentina y dieron inicio a un estilo de vida diferente. “Este país, cambió mi vida para siempre. Tuve la oportunidad de experimentar destinos mágicos, paisajes increíbles y personas maravillosas”, indica Liza.

Liza junto a su familia, disfrutando de un día soleado en el puerto. Foto: Liza Kharoubi.Liza junto a su familia, disfrutando de un día soleado en el puerto. Foto: Liza Kharoubi.

Inclusive, durante su estadía, la francesa dictó clases en la Universidad Torcuato Di Tellauna de las mejores facultades de negocios de América Latina, de acuerdo con sus palabras. En 2018, empezó a trabajar como consultora independiente para una empresa náutica radicada en Miami, Estados Unidos.

“Siempre he admirado el potencial emprendedor e innovador de esta nación. La República Argentina me incentivó a ser aún más ambiciosa en mi profesión y no tener miedo a soñar en grande. Y gracias a ello, me animé a emprender en el sector náutico”, adiciona con alegría Liza.

De esta forma, al cabo de un tiempo, tuvo la responsabilidad de crear y desarrollar una empresa llamada “&Beyond Yacht Charters”, en las Islas Vírgenes de Estados Unidos. “Desde que nací, la conexión con el mar y la industria náutica ha sido parte de mi esencia”, asevera la mujer.

La historia de Liza Kharoubi, la francesa que se maravilló con Argentina. Foto: Liza Kharoubi.La historia de Liza Kharoubi, la francesa que se maravilló con Argentina. Foto: Liza Kharoubi.

Asimismo, asesora a empresas de gestión, venta y alquiler de yates de lujo y desarrolla sus estrategias empresariales, como campañas de marketing, fidelización de clientes e implementación de nuevas tecnologías.

Para seguir escalando en este rubro tan competitivo, sus vidas dieron un giro inesperado. Una vez más, armaron las valijas y se despidieron de sus seres queridos. Luego de vivir durante 5 años en Argentina, en 2022, partieron rumbo a Miami, Estados Unidos.

Liza y Diego, los semifinalistas del Campeonato Mundial de Tango 2008. Foto: Liza Kharoubi.Liza y Diego, los semifinalistas del Campeonato Mundial de Tango 2008. Foto: Liza Kharoubi.

Ella se encuentra agradecida con el país que la motivó a salir adelante y cumplir sus sueños, según sus palabras. Además, cada fin de semana, se convierte en tanguera, lustra sus zapatos y ensaya en su casa hasta que no le den más las piernas, conforme sus palabras.

“He sido muy feliz en Argentina, y disfruté muchísimo mi estadía allí. Aquella vivencia, me marcó para siempre”, comenta Liza con felicidad. A futuro, le gustaría escribir un libro sobre su historia de vida para compartir sus aprendizajes y vivencias.

Martina Fraile Vázquez

[email protected]

   

 

 

 

  • La historia de Liza Kharoubi, la francesa que se maravilló con Argentina. Foto: Liza Kharoubi.

     

  • La francesa junto a su marido cordobés y su hija. Foto: Liza Kharoubi.

     

  • Liza junto a su marido, en el Campeonato Mundial de Tango 2008, en Corea del Sur. Foto: Liza Kharoubi.

     

  • La francesa que estudió en la Universidad de Harvard y se enamoró de Argentina. Foto: Liza Kharoubi.

     

  • Liza junto a su familia, disfrutando de un día soleado en el puerto. Foto: Liza Kharoubi.

     

  • Liza y Diego, los semifinalistas del Campeonato Mundial de Tango 2008. Foto: Liza Kharoubi.

     

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 

 

   

 

 
   
   
   
   
   
   
   
   
 
   
   
   
   
 
   
   
   
   
   
     

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 
   
   
   
   
   
   
   
 
   
   
   
   
   
 
   
   
   
   
   
 
   
   
   
   
   
 
   
   
   
   
     
 

  •  

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!