Sábado 18 de Mayo de 2024

Hoy es Sábado 18 de Mayo de 2024 y son las 17:19 - Estas escuchando LA FOLK ARGENTINA la radio del folklore desde Tigre Bs As Argentina / mail:[email protected] / twitter:@lafolkargentina / fan page:radio la folk

INFORMACION GENERAL

Laurita Fernandez: “Es una comedia feliz que habla de los prejuicios”

Lejos de los chimentos y de los rumores, Laurita Fernández cada vez pisa más fuerte en sus papeles. Ahora encara a Elle Woods en la adaptación musical de la película de culto homónima. Habla del humanismo y la alegría de está versión.

No me acuerdo donde la vi, y sí recuerdo de verla, de verla muchas veces, en la tele, de aire o cable. Siempre fue para mí una película de muchos condimentos, que tiene humor, que tiene moda, que tiene ideas sobre el mundo” dice Laurita Fernández, y habla sobre la película Legalmente rubia, una película de culto, una comedia considerada hoy de avanzada a la luz de un presente más diverso, más abierto, lejos de juzgar y permitiendo entender la singularidad cuando no odia al otro como un paso adelante. En ese sentido, claro, era también un faro feminista, un faro inteligente, como cualquier comedia que deviene clásico. Y uno que hoy le calza perfecto, en ese sentido y muchos otros a Fernández, alguien que ha ido construyendo un camino particular, cargado de talento pero, por supuesto en el espectáculo argentino no tan lejano, siempre cargado de juicios superfluos, pero densos, repetidos desde sillones sin más talento que una agenda abultada y malintencionada. Fernández va logrando elección confirmar su pasión, su oficio, su cruzada: es una artista, en estos meses del musical, como pocas, capaz de comprender los rincones de lo que cuenta. En la adaptación musical del clásico, en el Teatro Liceo, está acompañada por Costa, Mario Pasik, Federico Salles y Santiago Ramundo. La producción de MProducciones, Carlos y Tomás Rottemberg y Go Broadway es un éxito, y mucho, más allá del gran cast, se le debe a Fernández. Ella vuelve a la pasión por la Elle de Reese Witherspoon: “En ese momento una se sentía identificada, te afectaba de una manera. Era una película sobre la superación y de alguna manera heroica, atractiva de ver, y fascinante en su mundo rosa que se volvía distinto en ese momento. La recuerdo mucho, y la recordé siempre mucho”. Y suma: “Desde que acepté el rol, me pasa mucho que mucha gente me escriba pensando: ‘che, ¿tal escena va a estar?’. Entonces te das cuenta que mucha gente la tiene en la memoria. Me pregunta mucho por la escena que existe entre Elle y la peluquera, el “bend and snap”, y no solo que está sino que se arma un momento alrededor de eso. Es un momento medio power. Hay mucho humor, hay mucho baile, hay muchas lecciones. Hay una lección detrás muy vigente, que se la ha aggiornado para volverla cercana a nosotros. Se buscó que sea cercana a nuestra idiosincrasia, y hay cosas a las que hoy se las trata con seriedad que antes no”. 

—Hacer “Legalmente rubia” en 2024 implica hacerla en un mundo distinto ¿qué sentís que entendés de ese personaje que quizás antes no entendías?

—Tiene que ver con el feminismo y más que con el feminismo tiene que ver con el prejuicio. Eso incluye a todos los géneros, no solo a las mujeres, ahora que transitó al personaje tiene que ver con esa sensación de sentir que no encajas, en un lugar puntual o en el mundo. O que no cumplis con los estándares, de la manera que tenes que vestir, con la forma que te tenés que comportar en lugares para pertenecer. El tema de los prejuicios es universal, es raro que alguien no se sienta nunca sapo de otro pozo. El personaje va tratando de encajar en ese mundo, en ese espacio, tratando de cambiar para pertenecer. Se da cuenta que va adquiriendo herramientas y una confianza que le habían sacado. Toma las riendas de su camino y termina estando en el lugar que quería estar, pero sin cambiar para pertenecer.      

—Tiene a una actriz trans interpretando un rol clásico del film, que hacía Jennifer Coolidge en el original. Eso muestra varios avances del mundo.

—Ni hablar. Nunca se hace referencia o un chiste obvio referido a eso. Así como la obra habla de los prejuicios, están las dos caras: la más estricta y anticuada de ver la vida, y la mirada más moderna, con más libertad, sin hacerle daño a los demás. Se pone en juego siempre en escena las dos formas de ver las cosas. Todo enmarcado en show, en humor, en canciones, en coreografías. Se tocan temas que es difícil que no generen identificación en la platea. Porque le guste la moda y quiera sea estética, o “aesthetic”, como dicen ahora, no es superficial o es una rubia tonta. Esa es la base de la que siempre se trabaja. A ella le gusta la moda, cuidarse, le gusta combinar, de medias a la campera. No es una tonta, le gusta eso. Es una mujer que pese a las características que la definen, lo que dicen de ella muestra más sobre los demás que sobre ella. 

—Hay una generación que vive en redes, o mucho más que antes, que suele ser acusada de superficial. ¿Qué le dice a esa generación este relato?

—Más allá de la vida perfecta y feliz que siempre muestran las redes, la vida no es perfecta y feliz para ninguno de nosotros. Tiene más grises que blancos y negros. Uno trata de aclarar esas cosas que por ahí no están tan buenas. Acá sumamos el mundo redes, que antes no estaba. Yo no me acuerdo cómo eran los teléfonos de 2001, pero eran ladrillos. Ahora todo se viraliza, hay TikTok, hay muchas formas de vivir y mostrarse virtuales. Hay guiños a esto de “en redes me muestro genial pero no la estoy pasando tan genial”.

—Por este protagónico, te hablaron mucho de momentos donde en redes se hablaba que habías llegado a tal o cual lugar por tal o cual personas, de una manera muy agresiva ¿qué sentís representa este rol para vos en este momento de tu carrera?

—Cuando nos juntamos con todo el equipo de comunicación, para pensar como contábamos el espectáculo, por supuesto que la palabra feminismo estaba presente. Es una obra con mucha presencia femenina. Se pensó en la idea, claro. Pensamos que también son los prejuicios, que trascienden el género. Se habla de ser fiel a uno mismo. En la película dice: “hay que confiar en las personas pero también hay que confiar en uno mismo”. Pensamos lo que queríamos transmitir, nos divertía la idea de que vinieran de rosa, pero más de que vinieran de la manera que quisieran, que sea un espacio de libertad, donde convivan las diferentes maneras de pensar, de opinar, de sentir. Queríamos generar ese espíritu de libertad, donde no se lo mire al otro de una manera despectiva o prejuzgando por como esta. 

—¿Y qué dice de vos este rol?

—Este rol, en todo mi camino, sintetiza un montón de cosas, que me identifican. Habla de cosas que he tenido que batallar, que por mi forma de ser pude superar, pero cada vez que conseguía un trabajo, un rol, se decía que lo había conseguido por tal o cual cosa, porque tenía un romance con tal o cual, con Tinelli o Yanquelevich. Quitándole valor al logro. Hay un peso en las palabras, y se ha hablado con mucha liviandad, y eso le ha pasado a muchas, muchísimas mujeres. A mi me dió fuerza, me quise plantar en un lugar guerrero frente a eso. Todos esos años lo fui intentando superar, y saltar esas barreras que fueron apareciendo. El show reivindica esa fuerza. Me llega en un momento en que puedo decodificarlo perfectamente. 

—Hay algo en el original y acá, ella es inteligente, capaz, pero necesita de los demás, como cualquiera. ¿Cómo se refleja esto en escena aquí?

—Ese aspecto humanista es hermoso. Cada personaje cumple un rol importante, es una obra coral. Acá todos se lucen, todos cumplen un rol clave en la historia y en escena. Fue muy exhaustivo el proceso de casting y audiciones para llegar al equipo que hay hoy. Es un equipazo. Mucho talento humano. Será una temporada, con suerte, larga y próspera, y la sinergia se traduce en lo que vez. Nos pasó que todos los que hablábamos éramos fans de la obra. Era “wow”, era entusiasmo. Era distinta a otras obras. Hay como un espíritu muy copado.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!