Ante una multitud que desbordó las instalaciones del Salón de Espectáculos del Predio Ferial de San Fernando del Valle de Catamarca, el chaqueño Palavecino se "puso el Poncho al hombro", llevándose la ovación y el aplauso de toda la concurrencia de la noche del martes, en el marco de la 45° Fiesta Nacional e Internacional del Poncho.

Los catamarqueños pudieron disfrutar una vez más la presencia de Oscar Palavecino en el cierre de la sexta luna de la máxima fiesta folclórica de la provincia y una de las más importantes de la región, que también contó con las actuaciones de la salteña Mariana Cayón y del catamarqueño Cololo Macedo.

El folclorista oriundo del Chaco salteño se presentó nuevamente en el escenario mayor Jorge "Negro" Herrera con una sólida propuesta que fue disfrutada por el público que colmó las instalaciones del Predio Ferial Catamarca.

Es que de algún modo, Palavecino representa al hombre de tierra adentro y la cotidianidad del poncho y las tradiciones, una imagen que simboliza en buena medida a esta fiesta.

"De Pura Cepa", "La Taleñita", "Culpable" y "La sin corazón" fueron los temas elegidos para abrir su show, generando desde el principio aplausos en la platea que luego se transformaron en ovación.

Una presentación que se extendió por casi una hora y media, permitió visualizar una sexta luna con otro color, acaso un poco diferente a las demás noches del festival, aunque esta vez, con un sentido corte folclórico.

Promediando su actuación interpretó "Catamarca me conoce", para cerrar con una batería de sus clásicos como "Amor salvaje", "La ley y la trampa" y "Carnaval de La Rioja".

En otro tramo de la noche, la aerofonista salteña Mariana Cayón dejó su sello con su particular repertorio en el cual sobresalieron los ritmos del altiplano, como "El tren Expreso" y "El humahuaqueño".

Un detalle a destacar de Mariana Cayón, oriunda de Cafayate (Salta), fue la vestimenta que utilizó, diseñada y confeccionada a partir de un poncho catamarqueño.

"Fue una emoción y un orgullo enorme haber dicho presente en este escenario tan importante y sentir, una vez más, el calor de un público que le hace sentir de una manera especial su cariño al artista. La verdad, nos llevamos un hermoso e imborrable recuerdo y ya estamos ansiosos de regresar en otra ocasión", expresó Cayón en conferencia de prensa, al término de su show.

El cantautor local Cololo Macedo aportó su música, a través de una puesta en escena que le dio brillo a la noche, donde con un renovado repertorio, difundió parte de su último CD y avanzó sobre ritmos nuevos como la saya "Sol de los Andes", "A Catamarca" –versión de Diego Marioni-, y "Por qué ha cambiado la vida", quedando en claro el permanente cariño del público, que se expresó en el extenso aplauso que le retribuyó al joven músico.

En danza, el Ballet Huellas Norteñas otorgó un salto de calidad al festival, con una puesta en escena denominada La Muerte del Angelito, con cuarenta y cinco bailarines, bajo la dirección del profesor Héctor “Chichi” Berrondo, donde el cuadro argumental giró en torno de aquellas leyendas de rezabaile de tierra adentro, características de la región.

La jornada también contó con las presencias de los tucumanos de Las 4 Cuerdas, que por segundo año consecutivo se ganaron el aplauso de los catamarqueños; los sanjuaninos Labriegos que debutaron en el festival y se llevaron el afecto de los presentes con una propuesta basada en composiciones cuyanas.

A ellos, se sumaron Embrujo, Los de Saujíl, el siempre vigente Rolando Safe, Ángel Acosta, el humor de Mingo Aguirre, la delegación de Icaño, y los Chamameceros de San Pedro.

Mientras que el artista santiagueño Peque Bonardi aportó al clima festivalero con canciones que motivaron al público a bailar en canciones como "La catamarqueña" e "Identidad santiagueña", entre otras; al igual que la joven Carla Romero, y el Ballet Argentina.

En la misma che, la Secretaría de Cultura le rindió homenaje al reconocido guitarrista y maestro de varias generaciones Héctor del Valle Aparicio, por su constante aporte a la cultura local a través de más de cincuenta años de trayectoria musical.

Concertista, profesor, autor, compositor y, sobre todo guitarrista de alma, Aparicio tiene una vasta y reconocida trayectoria en la música, tanto en escenarios del país y del exterior como desde la docencia, donde cientos de catamarqueños aprendieron a tocar la guitarra con él, en el Conservatorio Mario Zambonini y luego desde el Instituto Francisco Tárrega, que fundó en su casa de Villa Cubas.

  IMPORTANTE !!! La Folk Argentina , NO tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite, La Folk Argentina se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »