Casi 500 casas que eran construidas por una fundación, y que pasaron a la órbita distrital, fueron distribuidas entre militantes massistas. Sólo poco más de 100 vecinos anotados recibieron su escritura. Una mujer denunció amenazas.

El acceso a la vivienda es uno de los derechos más ansiados por cualquier familia argentina. Es, también, una de las principales obligaciones de todos los gobiernos municipales. Sin embargo, hay dirigentes que optan por manipular los sueños de la gente en función de sus necesidades políticas. Eso sucede en Tigre con las casas que la Fundación Sueños Compartidos estaba construyendo y que pasaron a la órbita distrital. El Frente Renovador, en vez de distribuirlas equitativamente, se las dio a sus punteros políticos.

María de los Ángeles Prieto vive con su marido y sus cinco hijos en el barrio Cina Cina de la localidad de Troncos del Talar. Su familia estaba anotada como beneficiaria de una de las casas que la Fundación Sueños Compartidos estaba construyendo en la zona, que era controlada por el distrito: “Durante 13 años me hicieron ir a firmar una planilla del municipio, todos los viernes, para mantenerme en la lista. Me decían que era para ver si mantenía el compromiso y yo quería mi casa, así que fui una vez por semana todo ese tiempo”, afirmó en diálogo con este diario.

Hace 4 años, cuando la fundación desapareció y las obras pasaron definitivamente a la órbita municipal, el plan de 526 viviendas pasó a ser de 413 –de las cuales sólo se entregaron 124– y, en paralelo, el marido de María de los Ángeles comenzó a trabajar en la constructora que contrató el Ejecutivo local: “Al tiempo, nos enteramos que el municipio se quedaba con la plata del servicio de comida de los trabajadores y a mi marido lo encasillaron como si hubiese encabezado las protestas por eso, y lo echaron. Él discutió con un funcionario municipal que lo amenazó con sacarnos de la lista”, aseguró María. A los pocos meses, estaban fuera de la lista.

Mientras tanto, las viviendas que se entregaban no iban para vecinos sino para punteros municipales, aunque tampoco se empezó con la urbanización del barrio. Tanto es así que la posta sanitaria frente al complejo de casas debería ser un centro de salud y había un terreno destinado a ser un centro recreativo que apenas había empezado a hacerse. Como se abandonó, tuvieron que demolerlo.

El Instituto Municipal de la Vivienda y Tierras Sociales de Tigre fue creado para estos objetos, aunque es imposible encontrar su utilidad ya que ni siquiera se atiende el teléfono que figura en la página oficial del distrito. Sin embargo, la Municipalidad hace publicidad sobre sus planes de viviendas en redes sociales con imágenes y links que, al ingresar, llevan a la página oficial de Facebook de Malena Massa. En plena campaña electoral, la utilización de los sueños de vecinos y vecinas como María de los Ángeles parece ser moneda corriente en la Zona Norte bonaerense.(elargentinozonanorte.(infonews.com)

 

IMPORTANTE !!! La Folk Argentina , NO tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite, La Folk Argentina se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »