Luego de que un chico se pusiera a filmar el accionar del Centro de Operaciones del municipio, un grupo de agentes irrumpió en su domicilio y lastimó a una adolescente y a un chico de 4 años.

Una sucesión de hechos violentos tuvo lugar ayer en el Municipio de Tigre, más precisamente en el barrio Parque San Lorenzo de la localidad de Ricardo Rojas.

Luego de que un oficial del tránsito del Centro de Operaciones de Tigre (COT), participara de una discusión con una mujer, ella decidió filmarlo con su celular y el policía zonal decidió llamar a la central para pedir refuerzos. Minutos después, llegó otro móvil del COT junto a uno de la Policía Bonaerense.

 

 

Otro vecino del lugar, alertado por el movimiento, también decidió filmar lo que estaba pasando para que quedara registro de los hechos. El joven, que estaba en la puerta de su casa, protagonizó una discusión con los oficiales hasta que decidió entrar a su casa.

Los agentes se enojaron por el intercambio de opiniones y, contra lo dispuesto por las leyes, decidieron tirar la puerta del joven a las patadas, a pesar de que la hermana de él les dijera, desde el otro lado, que no pueden ingresar a un domicilio sin una orden de allanamiento y que en la vivienda se encontraban menores de edad.

 

 

Después de tumbar la puerta, los oficiales de la policía massista empezaron a disparar con armas de fuego y uno de los tiros irió a la hermana del joven. Se llama Loana, tiene sólo 16 años y el impacto de la bala le produjo una herida de gravedad en el glúteo izquierd. Otro tiro hirió a Tiziano, de 4 años, en el cuello. Sus familiares dicen que por el momento se encuentra estable, pero que si el disparo llegaba a impactar un centímetro más arriba, podría haberlo matado. La hermana de Loana y madre de Tiziano declaró, por su parte, que estaba en el piso y la agente le pegaba patadas sin mediar motivos ni explicaciones.

Mientras la familia trataba de atender la urgencia médica de los heridos, los vecinos de la zona sacaron a piedrazos al COT del lugar, lo que derivó en que los oficiales respondieran aun con más tiros. Ante esa ola de violencia, los vecinos prendieron fuego a dos autos y a la garita policial ubicada en la calle Paul Groussac.

 

 

Esta mañana, un grupo de ciudadanos formuló la denuncia en la fiscalía de Pilar, mientras que la familia la hizo en la fiscalía de Benavídez. Anoche, dos funcionarios del municipio –uno del COT y otro de Atención a la Víctima- fueron hasta el hospital de Pacheco en donde estaban internados los heridos para decir que “preventivamente” habían separado a los oficiales involucrados en el caso, aunque no ofrecieron documentación que respalde sus dichos. (Fuente Infonews)

 

IMPORTANTE !!! La Folk Argentina , NO tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite, La Folk Argentina se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »