El guitarrista y compositor se presenta este sábado en Martínez. Su lugar de referente como puente interno en la renovación del foklore, la reivindicación personal en Cosquín y su opinión sobre los cambios políticos.

Guitarrista, compositor e intérprete, Juan Falú es ante todo un gran divulgador de la música de esta tierra. Siguiendo un destino familiar, a los ocho años puso sus dedos en las seis cuerdas, y a partir de entonces transitó una carrera entre el compromiso político y la música folklórica entendida como un todo. Este sábado a las 21 vuelve al Teatro de la Media Legua -Aristóbulo del Valle 185, Martínez- para presentar parte de ese recorrido que ya lleva casi cincuenta años. “Llevo mi guitarra y un repertorio de canciones propias y ajenas, donde pueden aparecer versiones muy libres y otras más reconocibles”, cuenta el músico tucumano sobre el concierto que dará en plan intimista.

-Suele ubicárselo como referente a la hora de superar las divisiones entre el viejo folklore y el nuevo. ¿Fue algo que se propuso derribar?

-No fue una búsqueda planificada. Hay personas que se sienten más cómodas en una postura más tradicionalista, otras en la transgresión permanente, pero yo me siento mejor en un “ida y vuelta” entre esos dos universos. Siempre estuvo en mi naturaleza el tener presente la memoria de lo que fui mamando, y también la necesidad de mover las ideas hacia otro horizonte.

-¿Cómo se rompen las barreras de la tradición?

-Las barreras se rompen en tanto existan músicos que funcionen como un reaseguro del ayer y también del mañana; que están atentos a lo que hicieron los mayores, pero al mismo tiempo produzcan contenidos propios de alto vuelo. Esos músicos están dando vueltas por todo el país, algo que me consta por mi actividad artística y docente.

-Tuvo una formación autodidacta. ¿Le costó ejercer la docencia?

-La docencia en instituciones requiere formalidades y un lenguaje académico que va más allá de la facilidad para ejecutar un instrumento. Tuve que aprender a transmitir todos esos conocimientos junto a mis vivencias y creo que finalmente lo conseguí, justo ahora que me llegó la jubilación.

-Previo a las elecciones presidenciales manifestó su oposición a la candidatura de Mauricio Macri. ¿Cómo imagina los próximos cuatro años?

-No quiero caer en el lugar de que va a venir un cuco de derecha a derribar todo, porque no se puede desmontar tan fácilmente lo que se vino haciendo en estos años. Me parece que hay tiempo para pensar, el macrismo dará señales y puertas adentro sabremos como leerlas. Me siento en una encrucijada de conciencia ideológica y personal, porque con el Ministerio de Cultura y el de Educación, vengo desarrollando unos programas que quiero muchísimo, como Cajita de Música, La Música Interior y Guitarras del Mundo y estoy esperando las decisiones que se tomarán en esos ámbitos.

-Este año tuvo una mala experiencia en Cosquín, cuando programaron un homenaje a su tío Eduardo a las 3 de la mañana y no lo dejaron probar sonido. ¿Piensa regresar al festival?

-Sí, vuelvo este año porque no voy a permitir que mi última presentación en Cosquín sea la del año pasado. Quiero reconquistar ese escenario para mi historia, lo veo como una posibilidad de reparación en lo personal, y también desde el punto de vista del festival, que quedó muy ligado a lo comercial. Ante todo me considero un sujeto político. Eso no se negocia, y sería bueno que todos se consideraran de la misma manera.(Fuente: elargentinozonanorte)

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »