El músico presenta un espectáculo de compositores clásicos del cancionero litoraleño e invitados especiales. Cuenta cómo fue su camino profesional y de qué forma se convirtió en unos de los grandes referentes del folklore argentino.

No le gusta hablar. Él dice que le cuesta y que a veces no le cierran las ideas. Sin embargo, la sensibilidad que lo desborda al Chango Spasiuk, hace que cada cosa que expresa sea profunda, clara y simple. Como la música que compone y que en los últimos años enriqueció conceptual y sonoramente el repertorio popular argentino.
Spasiuk viene de años intensos. Después de su último disco de estudio Pynandí, inesperadamente cumplió un sueño: realizar un concierto acústico en el teatro Colón que quedó registrado en un disco y DVD que estuvo preesentando durante 2015. Una invitación para tocar en la Ballena Azul del CCK lo puso ante un nuevo desafío, "hacer algo nuevo". Y lo nuevo fue volver a aquellas canciones que escuchaban sus papás en la radio, las que fueron siempre la cortina musical de su vida misionera y así armó Chamamé, tradición, el espectáculo que repetirá el viernes en el teatro Opera Allianz junto a las hermana Vera, a Los Núñez y a Emiliano López. 
Mientras prepara el mate, el Chango sonríe y espera para  hablar. Entre sus imágenes favoritas está la de él tocando descalzo con su familia. "Es una imagen presente en mis conciertos porque es no olvidarme de la maravilla de la música, de poder sorprenderme como un niño con los sonidos más simples. O la combinación de cómo suena un violín o una voz o un acorde colectivo. Cuando sos un músico contemporáneo pareciera que la palabra desarrollo de una música o estética es ir hacia algo complejo pero a mí me gusta el desarrollo yendo a lo simple casi a lo despojado. Aparecen melodías en un esfuerzo de sacar la mayor cantidad de notas posibles pero quesuenen las mínimas, me gusta ese contraste de desarrollo hacia lo simple", define con sencillez.

–¿Qué seduce la música del litoral?
–Las músicas folklóricas rurales tienen un elemento esperanzador. Hace como diez años yo estaba tocando en el sur de Alemania, tenía un día libre y me enteré que Dino Saluzzi estaba tocando por ahí y me fui a verlo. Cuando lo saludé, al final del concierto, me preguntó "¿cómo se ve tu país desde tan lejos?" Era muy importante lo que me dijo porque cuando empezás a viajar te agarrás, tomás distancia y revalorizás esa tradición donde naciste. Para mí tuvo mucho valor hacer ese ejercicio y descubrir que es una música profundamente esperanzadora. Por momentos puede ser muy melancólica, por momentos muy poderosa, muy física muy de baile, pero nunca deja de perder algo relacionado con la esperanza. Creo que la fuerza de las músicas folklóricas tienen ese elemento contundente en su construcción. El chamamé es una música con una tradición y con un historia inmensa que no importa el repertorio que toque ni los estilos. 
–Cómo fue irte de tu lugar y llegar a Buenos Aires.
–Esa imagen de que donde estás, no estás cómodo. Me encanta la casa de mis padres, tengo una gran melancolía de mi infancia y una añoranza de mi infancia. Pero cuando estaba terminando la secundaria, había un mundo que me llamaba y era mundo de la experiencia, de aprender a tocar, de aprender cosas del oficio y eso se hace apostando y ese apostar era moverse. Viajar, subirte al gran Capitán y llegar a Federico Lacroze. Y uno se movía, venías acá y te encontrabas con un contexto duro pero volvías a Misiones recuperaba fuerzas, me reorganizaba y volvía. Y así. Eso me pasó. Como cuando tomaba la decisión de subirme al tren se abría un abanico de posibilidades y eso me daba nuevas situaciones. Y así conocí a Julio Maharbiz, y así es como mandaba las cartas para ir a tocar en Cosquín y después las peñas acá en Buenos Aires. Es como dice Béla Bartók , "lanzarse a lo desconocido desde lo que es conocido pero intolerable". No es que no aguantaba vivir en Misiones lo que no aguantaba era sentir que solamente hay lo que veía y yo quería ir en busca de la experiencia. Mirando a la distancia pienso cómo la vida me fue llevando a encontrarme con estas cosas. Todo eso no se dio en un día ni en un año se dieron en un montón de años.
–¿Cuando te sentiste consolidado?
–Es muy loco todo. Porque a principio de los '90 era un músico muy popular dentro del circuito del folklore, pero a fines de los '90 había desaparecido totalmente de ese circuito. Había sido expulsado y de ser mimado y considerado había pasado a ser totalmente innecesario. En 2000 estaba buscando otros países para tocar porque ni mis discos estaban editados acá. Pero recién a partir de Tarefero de mis pagos, mis discos se volvieron a editar, ahí es como que yo me siento más seguro con la música que toco, con el sonido que encontré. Estoy en un momento en que me siento más contento con mi música. Me gusta lo que toco, me gusta cómo suena lo que toco y eso hace que circule en paz con los altibajos del trabajo. Miro para atrás y veo lo que era a principio de los '90 y me da cierta ternura. Tenía que pasar por ahí para estar aquí también.
–¿Cómo son los espacios de composición?
–El piano es mi medio de composición. Sólo compongo con el acordeón las cosas más tradicionales pero la mayoría son en el piano. No tengo esa disciplina de que todos los días me tengo que levantar para componer… Mi todos los días es más doméstico, es la casa, los hijos y el generar situaciones de trabajo. Cuando más compongo en estos últimos diez años es mi gira más larga, cuando viajo afuera no tengo toda la distracción que sí tengo acá. Pero cuando giro afuera no tengo todo eso, entonces apenas termina la prueba de sonido, siempre hay algo de espera y me siento a trabajar y bocetear ideas y proyectar música. Ese es el lugar donde más compongo. Ahora no hago hace mucho un disco de estudio pero en el medio de eso hice mucha música para cine, documentales, obras de teatro. Tengo ideas sueltas en mi cabeza y me siento en el piano y en el futuro seguro va a ser un disco.
–¿Cómo lo traducís a los músicos?
–Porque más que la composición lo que está claro es el concepto. Todo el mundo entiende qué busco con la música entonces cada uno desarrolla su música dentro de ese código. Son músicos que entienden el concepto y más allá de que muestre las armonías y las composiciones, saben cuándo hay que tocar. Cada uno muestra mucho de su potencial en una música coordinada por mí porque yo no necesito tocar el acordeón para sentir que me estoy expresando. De alguna manera, me expreso en lo que tocan los demás, me expreso en esa música que suena colectivamente, no es una base donde canto y digo acá estoy, si no una base que expresa mis ideas y me expresa a mí. <

 

El futuro del chamamé 

 

Para el concierto Chamamé, Tradición, Spasiuk invitó al joven acordeonista, Emiliano López a quien conoció en la Fiesta del Taninero en el Chaco. 
"Lo convoqué no sólo por una manera de tocar el acordeón sino porque es el ejemplo de la ininterrumpida transmisión oral de una música. Es un niño que recibe la tradición del chamamé sin haber nacido en el Litoral (nació en el Conurbano Bonaerense). Eso es la tradición, ese mundo sonoro que traspasa los límites provinciales y que de una familia que vive en otra parte, un hijo puede aprender la música de una manera tan contundente y tan legítima. De hecho el futuro del chamamé está en manos de esos niños nacidos en otras provincias.

 

Las postales del chango

 

Postal uno: ha sido muy hermoso tocar con Los Chalchaleros en Cosquín, dos días antes del concierto, en 1989. Estuve en el camarín con ellos y con Yupanqui. Yo parecía un niño. Eso no me lo olvido nunca. 
Postal dos: haber tocado con Blas Martínez Riera, uno de los grandes compositores del chamamé en La Trastienda. El poncho rojo con el que toco es un regalo de sus hijos, que me lo hicieron cuando estaba grabando Tarefero y lo usé desde entonces siempre. Su amistad me ha marcado mucho. 
Postal tres: estar en el Colón, haber hecho ese concierto. Y si voy más atrás, el patio de mi casa y tocar con mi padre y con mi tío por eso el disco se llama Pynandí, porque en realidad cuando era niño me pasaba el día descalzo.

 

El gran concierto

 

El viernes el músico presentará Chamamé Tradición un espectáculo que realiza junto a las Hermanas Vera (cantoras), Los Núñez (bandoneón y guitarra) y Emiliano López (acordeón) recreando los compositores y autores más importantes del género. "Cuando me invitaron a tocar en la Ballena Azul pensé en hacer algo diferente. Después de haber hecho el disco del Colón, al final del DVD, yo digo como reflexión: 'qué podría hacer yo después de esto que ha sido tan intenso, tal vez tenga que volver al ABC de todo lo demás'. Cuando recibo la invitación para tocar, pensé en juntar un montón de piezas. Me gusta ser el elemento aglutinador con un repertorio que nunca toco. Además, por primera vez agarro un acordeón diatónica para  un concierto, porque yo toco un acordeón piano. Es pasar por un lugar que siempre ha sido bello y siempre ha sido una fuente inagotable para compartirlo en vivo, colectiva. A todos nos da mucha alegría tocar ese repertorio." Viernes 11 de diciembre a las 21:30 hs. en el teatro Opera Allianz, Corrientes 860.

 

El rol de conductor

 

Pequeños Universos es el programa que conduce Spasiuk por canal Encuentro. En formato documental, es un recorrido por distintos lugares del país en busca de nuevos sonidos. "En el programa aprendí a escuchar y a no hablar. Me encanta. Me agrada mucho no tener que hablar. Me agrada no contaminar ninguna situación, hacer lo justo y necesario es todo un ejercicio que desconocía. Sentarte a hablar con alguien y si esa persona no habla aceptarlo. Aceptar la naturalidad de los espacios en los cuales he estado, eso ha sido un gran ejercicio para mí. Es maravilloso no tener que hablar sólo porque nadie está hablando. A veces, he hecho preguntas a personas que respondían con respuestas cortas y nos quedábamos en silencio, tranquilos. He estado en un montón de situaciones que me han desbordado y me han emocionado. Todo me enriqueció, fueron 70 viajes los que hicimos, un montón de mundos sonoros. Hay todavía cinco capítulos en proceso y que espero que se vean pronto en el canal", comentó

(Maby Sosa Infonews)

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »