El cantautor es el encargado de cerrar esta noche el Festival de la Tonada. Luego de un convocante show en Cosquín se prepara para lanzar un nuevo disco, al que define más internacional y personal.

 ciudad de Luján es su lugar en el mundo. El refugio entre cada presentación y el espacio que prefiere para componer. Desde allí Luciano Pereyra recarga energía para retomar las rutas argentinas y continuar su gira por diferentes festivales populares.


Ayer recaló en Villa María donde actuó en el Festival de Peñas, y esta noche cerrará la Fiesta Nacional de la Tonada, que por la fuerte tormenta que azotó al departamento  el miércoles pasado, generando graves daños en el escenario, extenderá su grilla hasta mañana lunes, para reponer la programación del jueves. 


Y desde su ciudad natal, el cantautor se toma unos minutos para charlar con Estilo. “Con todos estos días agitados, está bueno tener un poco de Luján para mí, me renuevo de energías”, apunta Luciano sobre su fugaz visita. Pero en ese raid de recitales donde está cerrando una etapa con su disco “Con Alma de Pueblo” regresó al Festival de Cosquín, donde vivió una noche para el recuerdo.


-Venís de actuar ante una multitud en Cosquín, ¿cómo fue esa experiencia en un escenario conocido para vos?


-Para mí fue increíble. Fue la primera vez que vi la plaza colmada en una presentación mía. Igual fue un privilegio tocar la misma noche con un artista que quiero mucho y admiro como Raly Barrionuevo. Su sello es indiscutible. Pero fue increíble, fue un Cosquín diferente, sin presiones, sin corridas, con un espacio exclusivo para trabajar, con mucha tranquilidad.

A diferencia del año pasado de subir a las cuatro de la mañana, a cantar a las doce de la noche y tener tu hora justa de concierto y respetar el horario de los otros artistas. Me pareció más organizado que años anteriores. A este Cosquín lo vi distinto, aunque no tenga la difusión de la Televisión Pública, para mí esa lavada de cara le hace bien. Gente con ganas que el festival siga creciendo.


-Fue buena tu experiencia al margen de la polémica que se generó este año con el festival.


-Por ahí nosotros estamos acostumbrados a esperar, porque es parte del alma del festival. Pero es una falta de respeto a la gente, que tengan que esperar hasta la madrugada y no me parece que esté bien. Lo mismo el que lo ve por televisión. Cuando se hacen las fiestas pensando en la gente, se puede armar mucho mejor. 


Canciones que cruzan la frontera
A sus 33 años, y con diecisiete años de carrera, Luciano Pereyra fue renovando su personalidad musical que nació del folclórica. Y aunque nunca se alejó del género sorprendió con hits de aire melódico y pop como “Porque aún te amo”, “Y así así”, “Celos” o “El vestido rojo”.


Uno de los hitos de su carrera se produjo en el año 2000, cuando representó a Latinoamérica en la Jornada Mundial de la Juventud, y ante una multitud interpretó en el Vaticano el tema “Sólo le pido a Dios”. En 2010 estuvo alejado de los escenarios por varios meses, tras complicarse una operación de divertículos en el esófago. Allí enfrentó un duro momento, ya que vio en peligro la posibilidad de volver a cantar. 


Pasó la tormenta, y el joven cantante volvió al ruedo con el disco “Con Alma de Pueblo”, el cual ganó el premio Gardel 2013 a Mejor Álbum Artista Masculino de Folclore. Ahora vuelve a los estudios de grabación para profundizar en la fusión de sonidos, y dar otro aire a su esencia. 


-¿Estás preparando algún material?


-Antes de empezar la gira estuve en Miami grabando el nuevo disco, con Andrés Castro que es un productor colombiano y a mediados de marzo vuelvo a Estados Unidos, algunas cosas en Italia y en Argentina para terminar el disco.

Ya es momento de un nuevo material y la despedida de “Alma de pueblo”, un trabajo que me dio muchas satisfacciones, con la respuesta de la gente, estoy más que agradecido. Se cumple un ciclo de canciones. Está bueno despedirlo así con esta gira de festivales y esa adrenalina.  


-¿Qué tendrá de distinto el próximo disco?


-De distinto tiene al cantante (se ríe). Uno tiene un sello, pero trata de ir modificandolo, buscar diferentes fusiones en las baladas, con sonidos autóctonos, nuevos instrumentos, otros género que no he incursionado. Pero más que nada buscarle una vuelta a un sonido nuevo. Hay más canciones de mi autoría, es más personal, pero con un sonido más internacional que es el que quería lograr. 


-¿En qué etapa estás de tu carrera?


-Yo no paro de aprender. Mi trabajo se basa en escuchar. Pero no dejo de sorprenderme, los nervios no son los mismos, tienen la misma intensidad, pero aparecen o a mí me encuentran de una manera diferente. Yo creo que el crecimiento va por ahí, de tratar de modificar cosas en el escenario, de elegir el repertorio. El día a día que me toca vivir me hace crecer.


-¿Te gustaría volver a cantar para el Papa?


-Sí claro. Porque uno se siente más identificado, es un Papa de nuestra tierra. Para mí sería un gran honor

Fuente:www.losandes.com.ar

IMPORTANTE !!! La Folk Argentina , NO tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite, La Folk Argentina se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

 

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »