El ex nochero asumió el desafío de presentarse en Carlos Paz con un espectáculo integral. Entre el sueño de un complejo integral para la música y volver a cambiar pañales, tras el nacimiento de su cuarto hijo

La cola de gente parece no terminar sobre la Avenida Libertad, una de las más concurridas del Valle de Punilla. Todos los lunes, Jorge Rojas (42) presenta su show en el teatro Luxor, y no cesa la convocatoria. Flamante papá hace cuatro meses, el ex Nochero le hace honor a su nuevo disco, A Mi Pueblo.

"Soy una opción más dentro de toda la propuesta teatral que hay en Carlos Paz. Estoy feliz por el acompañamiento que me está dando el público. Tengo una comunicación muy especial con la gente que nos sigue. No es de ahora, nos siguen de hace mucho tiempo".

Feliz y entusiasta por su presente amplía: "Más que seguidores, los definiría como cómplices. El espectáculo se va modificando por la alegría del público, por su participación con carteles, palabras, aplausos. Los espectadores son parte del show. A partir de la profunda raíz folklórica que mamamos en el Chaco Salteño, todo esto que vivimos se hizo muy fuerte en nosotros", concluye el artista de madrugada, tras una nueva presentación.

l ¿Estás con un proyecto edilicio en Córdoba?

-Estoy trabajando en una nueva estructura para el trabajo. En realidad no es un teatro sino una sala de ensayo con la medida estándar de un escenario. La idea es poder armar nuestra puesta para poder trabajar todas las cosas que tenemos. En realidad, estamos creando un complejo donde podamos hacer todo. Desde ensayo, puesta, probar las luces, grabar, mezclar, hacer imágenes. De a poco nos fuimos dando cuenta de que centralizando todas las cosas, salen mejor. El movimiento artístico tiene varias partes. Una es la administración, otra el representante, también la compañía y la venta de discos. Estamos tratando de juntar todo en un solo lugar porque llegó un momento en que sentía en que estábamos desparramados por todos lados.

l ¿Estás renegando con la construcción del lugar, como suele suceder a todo el mundo que se embarca en ese proyecto?

-¡Y sí!
 

l En la Villa lograste imponer un show musical cuando es una plaza teatral de comedia, music hall y obras de texto...

-Para nosotros fue un desafío con muchísima incertidumbre. El primer año solamente hicimos tres o cuatro presentaciones, un poco para ir midiendo cómo iba a resultar. No había muchas experiencias anteriores que haya funcionado un espectáculo musical durante toda la temporada. Siempre las obras son las que prevalecen en las temporadas.

l ¿Qué te motivó a animarte?

-Que la gente nos haya alentado en aquella oportunidad, tres años atrás, nos motivó lo suficiente para volver a apostar al año siguiente. Nos alegra muchísimo que el público nos acompañe y que nuestra propuesta tenga esta cabida dentro de la temporada. Es muy importante para nosotros y para nuestra música. Ojalá que podamos seguir manteniendo este espacio.

l ¿Cuánto pesa el productor que llevás adentro?

-Con el grupo de trabajo tratamos de cuidar muchos detalles. Durante el año trabajamos casi sólo con nuestras propias producciones en diferentes provincias. Y cuando llega el verano, la mayor cantidad de festivales y propuestas se desarrollan en el centro del país. Entonces, tenemos un poco de cuidado para no abrir tantas boleterías dentro de un radio corto de distancia y fechas.

l ¿Cómo se sobrelleva la piratería de discos, algo tan común por estos tiempos?

-Es algo absolutamente generacional. Nosotros tenemos a una generación que nos gusta tener el disco. Hoy los chicos, no. Quizá, me atrevería a decir que mis hijos tienen en sus teléfonos y computadoras mucha más música que yo. Pero no tienen ningún disco físico.

l ¿Cómo se conquista a una señora de más de setenta y a una jovencita que no llega a las dos décadas?

-Porque al show viene a verlo la familia. Cuando arrancamos cantando éramos muy jóvenes. Arrastramos a mucha gente de nuestra edad y fue creciendo con nosotros. Pasaron veinte años y esas personas que nos siguieron al principio, hoy ya tienen hijos de dos décadas, como los tengo yo. Incluso, uno de los míos toca en la banda. Es maravilloso porque nosotros compartimos la música en familia. Y que nos vengan a ver en familia, es genial.

l Tu papi te está siguiendo en algunos shows, ¿cómo lo vivís?

-Es algo muy especial porque él es amante de la música folklórica tradicional. Tenerlo con nosotros, compartir con él y que vea todo lo que pasa es muy significativo. El es un hombre del Chaco metido en el monte que muy pocas veces sale. Me dijo que son muy lindos los espectáculos pero que son incompletos, que le faltan más chacarera.

l Hace poquito más de cuatro meses fuiste nuevamente papá, ¿cómo te encuentra esta etapa en lo personal?

-Estoy feliz con la paternidad de María Lucía, mi cuarto hijo. ¡Claro que soy de los que cambia pañales! 

Fuente:DiarioPopular.com.ar

IMPORTANTE !!! La Folk Argentina , NO tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite, La Folk Argentina se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »