La agrupación cordobesa presenta un show donde toman la tradicional danza y la fusionan con ritmos modernos como el rock. Esta noche actuarán en el Quality Espacio.

Hay pocas danzas donde la fuerza se muestra con tanta estética como en el malambo. Viril, enérgica, visceral, “casi salvaje”, dirán sus protagonistas, este baile es una de las tantas que integran el abanico de ritmos que acompañan el cancionero popular, y quizás una de las que también carga con una impronta más tradicional. 
El malambo pone en escena la fuerza del gaucho, de aquel personaje rudo de nuestras pampas, que durante décadas dio su vida en pos del trabajo rural, descargando a través de sus botas aquella hombría que había sabido adquirir en la faena. Lejos de aquellas particularidades, pero cerca de su esencia como danza es que surge esta compañía.
Ellos no son gauchos, ni se visten como tal. Ellos son cuervos. Son los Cuervos del Malambo, que buscan darle a esta danza una nueva impronta moderna, mixturando aquella tradición de antaño, con ritmos contemporáneos. 
“Todo fue un proceso de mucho tiempo”, explica Cristian Maldonado quien es director de la compañía, al tiempo que busca las palabras exactas para definir lo que hacen arriba del escenario. “Es una fusión entre lo auténticamente criollo, de donde nace el malambo argentino, con elementos más modernos. No sólo desde la rítmica, sino también en cuestiones como la vestimenta, por eso decimos que es una combinación entre lo musical y lo estético”. Por eso no debe sorprender cuando entre sus coreografías se vea bailar malambo respaldados por segmentos de rock, tango o música clásica, entre otros.
Antes que nada, Maldonado aclara que por su puesto los once cordobeses que suben al escenario vestidos de negro han comenzado en el folklore tradicional, ya que con esa raíz sería imposible ofrecer una alternativa. “Una vez que se maneja el lenguaje uno puede darse la licencia, hacer la fusión”, apunta por cierto el artista, quien para aclarar un poco más lo que hacen Los Cuervos del Malambo, hace una comparación con lo que ocurrió con la melodía popular y sus mezclas con jazz, rock o tango. 
“Con la música ya pasó hace años, lo que hicimos nosotros fue llevarlo a la danza. Se ve al malambo como una danza típica de este país, y al fusionarlo con una propuesta moderna es lo que produce la novedad”. 
Y la novedad siempre acarrea algunas críticas. Sobre todo en arte. Ellos las tuvieron, las tienen aún quizás, pero lejos de entablar una batalla entre las viejas tradiciones y nuevas tendencias, buscan ampliar las concepciones originales. “Críticas tuvimos, lo novedoso siempre lleva un tiempo. Pero lo que nos resguarda es que conocemos a la perfección lo que el malambo tradicional encierra. Nosotros sacamos lo identitario y lo llevamos a lo actual. Es sólo una visión. Somos los zapateadores de hoy”. Y continúa, en relación también a ese evento tan particular que se da en la ciudad de Laborde, donde malambistas de todo el país se dan cita para desplegar su talento. “Nosotros somos primos con los que van a Laborde. Pero no somos un Boca/River, sino la Selección argentina”. 
Hace aproximadamente ocho años que la compañía fue creada, y desde entonces comenzaron a abrirse caminos en diferentes espectáculos. Tal como lo explica Maldonado, primero lo hicieron como parte secundaria de festivales u otros shows, para luego convertirse en el centro de la escena. 
“Todo ha sido prueba-error y se fue perfeccionando en lo musical y coreográfico. También hubo un click importante cuando ingresó al grupo Darío Pacheco, músico cordobés que llevó a la música esa fusión que yo venía trayendo desde lo coreográfico. Con él encontramos una persona que interpreta lo que uno busca con el baile”, señala.
A partir de allí, el show se convirtió en una propuesta con una estética importante, donde no sólo hay despliegue y virtuosismo, sino también música en vivo y un hilo conductor que la recorre de principio a fin. “Es un show con mucha adrenalina, con power”, adelanta el director. 
El grupo Los Cuervos del Malambo cuenta hoy con un elenco de pura sangre cordobesa, con ocho malambistas, dos músicos, un cantante y asistentes de piso. Esta noche, desde las 22 se presentan en el Quality Espacio (Av. Cruz Roja 200), y las entradas se consiguen desde $ 170 en el lugar y Ticketek. 

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »