La cantautora nacida en Luis Guillón, hija del legendario Coco Díaz, impulsa una “colectiva de mujeres cantantes y compositoras”.

“Ya estaba en mi ADN este oficio. Mi papá fue un gran ejemplo para mí”, dice María Eugenia Diaz. Por más que tiene un nombre propio y una trayectoria en el folclore, está lejos de renegar de ser la hija del recordado y vigente Coco Díaz.

"Siempre tuve dos sueños: ser madre y seguir los pasos de mi papá -explica-, y cumplí los dos. Soy mamá de dos varones y vivo de lo que amo desde que tengo 16 años”, dice Diaz.

Para el ambiente folclórico no hace falta presentarla. Tampoco, posiblemente, para los vecinos de Luis Guillón que la vieron crecer. A otro público quizá no le suene tanto.

Pero seguramente sí le suena La fuerza del engaño, el megahit de Marcela Morelo a fines de los 90, del que ella es coautora, la Chacarera del milagro que grabó Soledad, o el dúo Los Díaz Pasan Volando que integró con su hermano Juan Martín.

“Yo me gano el pan haciendo lo que más amo en la vida”, expresa la cantautora. “Con mi música -agrega- he recorrido países como México, Estados Unidos, España, Suiza, Alemania y Francia, donde regreso cada uno o dos años representando al folclore argentino”.

María Eugenia Diaz junto a su hermano en el año 2012. Junto a él forman el dúo "Los Diaz pasan volando"

María Eugenia Diaz junto a su hermano en el año 2012. Junto a él forman el dúo "Los Diaz pasan volando"

“El confinamiento me agarró trabajando, como me agarran las vacaciones o los feriados, siempre estoy en constante movimiento”, cuenta María Eugenia. También le abrió paso a un proyecto que había empezado a germinar el año pasado y ahora, al estar todo el tiempo en casa, "agarró velocidad": Las Cumparsitas.

Un poco tiene que ver con su trabajo en Sadaíc, donde coordina ciclos de recitales de cantautores y da charlas instructivas por todo el país.

“Mi idea fue reunir a todas las compositoras y cantautoras del país en esta colectiva para luchar todas juntas por nuestros derechos”, explica Eugenia sobre Las Cumparsitas. Y agrega: “Le di forma con mis colegas mujeres que son increíbles y pude fundarlo durante el aislamiento”.

Con la inscripción como asociación civil todavía en trámite, Las Cumparsitas ya cuenta con 250 integrantes de todo el país. “Todavía lo estamos puliendo, pero estamos muy bien organizadas”, afirma Díaz.

Entre otras cosas, el objetivo de origen de la asociación es impulsar un proyecto de ley de compositoras y cantautoras que las avale y les de más oportunidades de crecer en la industria musical. Pero no es lo único.

“En este tiempo que llevamos con Las Cumparsitas pudimos poner nuestro granito de arena para ayudar a una mamá a reencontrarse con su hijito luego de estar cinco meses separados, por ejemplo”, cuenta María Eugenia.

En el escenario con su papá, Coco Díaz.

En el escenario con su papá, Coco Díaz.

“Pudimos colaborar en esto -explica- porque el colectivo cuenta con una comisión de asistencia y acompañamiento a mujeres que sufren violencia de género”.

Más allá del proyecto, la folclorista también está trabajando junto a Jorge Luis Carabajal -integrante de la dinastía santiagueña- en un video homenaje a Micaela García, la joven que fue asesinada en 2016 en Gualeguay y que la semana pasada volvió a ser noticia porque liberaron a uno de los acusados de su crimen.

Por supuesto, también y siempre está la música. María Eugenia afirma que no paro de componer durante todo estos meses de abstinencia de conciertos. A veces sola, otras con otros, incluso su papá.

“Amo componer con él. De hecho la canción Lagrimas Acabadas, en apoyo a la lucha de Ni Una Menos, tiene mi letra y su música”, dice.

“Anhelo la vuelta a los escenarios y los viajes por el mundo para llevar mi música”, expresa Eugenia. “Cuando todo esto termine -se ilusiona- realmente tengo esperanza en que el ser humano haya evolucionado a algo mejor”.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »