Así se define uno de los más destacados pianistas y arregladores del folklore actual

sita mueve los brazos como si quisiera tocar las teclas del viejo piano Steingraeber & Söhne (de cuarto de cola y una larga historia iniciada en Bayreuth) que ocupa buena parte del living de la casa. Su papá la mira con el amor que cualquier padre puede demostrar al observar a una hija de seis meses. La mira y dice que le gustaría que se dedique a la música. Quizá le gustaría que fuera pianista como él o cantante como la mamá.

Si sale como él, tendrá un gran futuro artístico. Dentro de la música de raíz folklórica, Pablo Fraguela (el padre en cuestión) es muy bueno como pianista, como productor, como arreglador para grupos y orquestador de masas sinfónicas. Además, desarrolla una incipiente carrera como compositor. Estudió piano, dirección orquestal, aerófonos andinos, fue seducido por el tango e hizo excelentes duplas con cantantes, como Verónica Condomí, con quien grabó un exquisito disco el último año. La plataforma desde donde expande su creatividad es el grupo Cosecha, que fundó en 1997 con María de los Ángeles Ledesma, Pedro y Matías Furió y Pedro Borgobello, cuando estudiaban en la Escuela de Música Popular de Avellaneda.

La paternidad puede ser, hoy, un tema recurrente. ¿La música también lo fue durante la infancia? "Mi viejo es una máquina de escuchar música -lanza Fraguela-: Elis Regina, Silvio Rodríguez, el Dúo Salteño, Prokofief o Bach. El recuerdo más viejo que tengo de la música es de un día que le dije a mi mamá que me quería quedar frente al televisor viendo a «mi Mercedes», que era Mercedes Sosa. Otro recuerdo es del día que encontramos un piano que era de mi abuelo y que estaba en el fondo de la casa, tapado con telas. Mi abuelo, que murió joven, a los 35 años, era músico. Tocaba piano, violín, armónica y daba conferencias sobre música clásica. No sé hasta qué punto habrá sido autodidacta. Mi papá estudió piano hasta los 15. Después se dedicó a la contabilidad. Hace tres o cuatro años volvió a estudiar piano clásico y, conmigo, clases de armonía y composición. Es lindo tenerlo de alumno. Creo que quizás yo soy el músico que él quiso ser. Siempre me alentó. A mí me llenaría de felicidad si mi hija se realiza en la música."

Ahora, cerca de los 40, aunque Pablo no se ve como el músico que quería ser hace un par de décadas, nota que el horizonte se fue corriendo: "Siento que avanzo constantemente. La música de la infancia tuvo un sentido muy místico. En el momento en que tuve que decidir si hacía clásica o folklórica, me encontré con grabaciones de Verónica Condomí, en M.P.A., y volví a escuchar discos del Dúo Salteño, que me conmovían de chico. Eso me marcó en un momento crucial. Años después nos cruzamos con Vero Condomí en un escenario y empezamos a tocar juntos. Otro día me llamó Chacho Echenique y terminé tocando con el Dúo Salteño, en casa y en estéreo, con Patricio, de un lado, y Chacho, del otro, y con la foto del Cuchi [Leguizamón] que está sobre mi piano. También toqué con Carnota. Me siento afortunado de haber tocado con gente que, en algún momento, vi como inalcanzable. Mis inquietudes estaban en todos los campos musicales. Pero fueron algunos músicos los que me hicieron dar cuenta de por dónde tenía que ir. Recibí una señal y seguí el instinto. O la causalidad".

Fraguela no es famoso, pero ha logrado prestigiar el trabajo de otros, cada vez que fue invitado a grabaciones, cada vez que hizo arreglos o participó como pianista en algún concierto. Lo curioso es que, más allá de los cuatro álbumes que publicó con María & Cosecha o el CD con el quinteto de tango La Grela, no tiene registros en los que se lo escuche como principal responsable del proyecto.

"Bueno, pero este año estoy apuntando a eso. Hay muchas cosas para hacer. Armar una orquesta de folklore que sea mía; discos de tango y de folklore en piano solo, o con cuarteto de cuerdas. Por suerte, músicos que admiro me han dicho: «Cuando quieras armar algo, llamame». Para ir arrancando, haría un primer disco de folklore con clásicos y cosas propias. Lo que pasa es que la llegada de mi hija me marcó hermosamente otros tiempos. Además, uno deja de ser hijo."

En el campo musical siente que dejó de ser hijo cuando comenzó a escribir arreglos y a componer su propia música. Hace algunos años, se estrenaron en el Teatro Colón dos suites que escribió. "En 2011 y 2012. Me convocó Jorge de la Vega, que me invitó a presentar obras mías en la sala grande del Colón, arregladas para quinteto de cuerdas, piano, flauta y percusión. Son folklóricas, pero con la impronta de una suite argentina. Ya venía haciendo un camino en ese sentido, pero eso fue una manera de llegar a un lugar."

-¿En ese camino el grupo Cosecha sería algo fundacional?

-Totalmente. Ganar un premio en Cosquín y grabar el primer disco fueron cosas muy importantes. También el primer disco de Georgina Hasan, donde hice arreglos y dirigí, me dejó muchos buenos comentarios. Después vino el disco Junto al sol, de José Ceña, para el que también hice arreglos. Fueron primeros laburos y grandes experiencias. Cosecha se convirtió en un proyecto de búsqueda musical mezclado con la amistad. Porque somos amigos desde hace 17 años.

-¿Y el tango?

-El tango me invadió. En casa se escuchaba Julio Sosa y Piazzolla, que a mí me deprimían. Me ponía muy triste. Un amigo me propuso armar un grupo de tango. Le dije que no; me dijo que fuera a un solo ensayo. "Si no te gusta, te vas." Fui, me pusieron una partitura para piano y me voló la cabeza. Me di cuenta de que lo que había escuchado de refilón en la radio de mi abuela lo tenía incorporado. El fraseo lo tenía. Y Piazzolla es alucinante.

-¿Primero sos pianista?

-Soy músico. Me encanta tocar en vivo, acompañar cantantes, pero también arreglar y componer. Me di cuenta de que los tipos que más admiro son o eran compositores. Cuando era chico, rompí mis autitos para ver qué tenían adentro. Con la música hago lo mismo. Escucho algo y lo toco en el piano para ver qué tiene adentro. Quiero ser compositor.

DISCOGRAFÍA DISECCIONADA

María y Cosecha

El grupo que integra Pablo Fraguela nació como María de los Ángeles Ledesma y Cosecha de Agosto. Sus cuatro discos son excelentes.

La Grela

Quinteto tanguero en el que Pablo participa como pianista. Su disco se llama La reina del festín.

Camino de las estrellas

El gran álbum que la cantante Verónica Condomí y Fraguela publicaron el año pasado.

Lejana tierra mía

CD de la cantante Patricia Belieres, que tiene a Fraguela a cargo del piano y los arreglos.

Fuente:La Nacion

IMPORTANTE !!! La Folk Argentina , NO tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite, La Folk Argentina se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »