El encuentro será presidido por el papa Francisco y contará con la presencia de la ministra de Cultura de la Nación, Teresa Parodi. Esta composición histórica será interpretada por músicos argentinos, bajo la dirección de Facundo Ramírez, hijo del autor.

La Basílica de San Pedro, en el Vaticano, es el escenario elegido por el Papa Francisco para la interpretación conmemorativa de los primeros 50 años de la "Misa Criolla", compuesta por Ariel Ramírez, como parte de la celebración en honor a Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona de América Latina.

El encuentro será presidido por el papa Francisco y contará con la presencia de la ministra de Cultura de la Nación, Teresa Parodi.

La presentación tendrá un despliegue idéntica al concierto que  se ofreció la Catedral Metropolitana de Buenos Aires en el Te-Deum  del último 25 de mayo.

Esta composición histórica será interpretada por músicos argentinos, bajo la dirección de Facundo Ramírez, hijo del autor, y también por la cantante Patricia Sosa y el coro romano Música  Nuova.

La celebración religiosa, precisó Ramírez "no va a ser en  términos tradicionales", porque el Papa "va a oficiar la misa, va  a oficiar el ordinario de la misa y durante el rosario es donde se  van a interpretar los dos villancicos de Gloria a Dios". 

"No va a ser estrictamente un concierto en el sentido  tradicional y por primera vez se va a hacer en el Vaticano",  indicó el pianista.

Ramírez explicó que "la misa se va a hacer dentro de la basílica de San Pedro, abajo del Baldaquino de Gian Lorenzo Bernini" y añadió que "es algo que no se hizo nunca". Esta actividad cultural surgió de un pedido que el Papa Francisco formuló a la presidenta Cristina Kirchner, quien  encomendó la tarea al Ministerio de Cultura y a la Cancillería.

La "Misa criolla", de cuya creación se cumplieron cinco décadas en 2014, tiene en su esencia un carácter religioso cristiano, aunque con los años adquirió un sentido que transciende su forma de misa cantada.

Es una obra musical para solistas, coro y orquesta, de naturaleza religiosa y folklórica, dedicada a dos monjas alemanas, Elisabeth y Regina Brückner, quienes ayudaron con alimentos a los prisioneros de un campo de concentración durante el nazismo.

La obra fue compuesta y grabada en 1964 y lanzada como álbum un año después, con el grupo folklórico Los Fronterizos, la Cantoría de la Basílica del Socorro y una orquesta integrada por instrumentos regionales, bajo la dirección de Ariel Ramírez.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »