Miércoles 29 de Junio de 2022

Hoy es Miércoles 29 de Junio de 2022 y son las 06:42 - Estas escuchando LA FOLK ARGENTINA la radio del folklore desde Tigre Bs As Argentina / mail:lafolkargentina@gmail.com / twitter:@lafolkargentina / fan page:radio la folk

LA PAMPA

Brenda, de la explotación callejera a ser la primera trabajadora trans de la Universidad de La Pampa

Brenda reivindica su pertenencia al colectivo trans.

Tiene 38 años e ingresó a partir de la convocatoria que formuló el rectorado de esa casa de estudios para ocupar un cargo destinado al colectivo trans, con una capacitación previa, luego de una resolución aprobada por el Consejo Superior.

A pasos de entrar al edificio del rectorado de General Pico, está el escritorio de Brenda Maya, quien lleva adelante desde hace poco tiempo algunas de las tareas administrativas, tras resultar seleccionada en un concurso para cubrir ese cargo y convertirse en la primera trabajadora del colectivo trans en ingresar a la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam).
"Ni bien entrás al edificio, me ves", declara Brenda a Télam al ser consultada sobre la nueva experiencia laboral que lleva adelante en el rectorado con sede en General Pico de la UNLPam y en el que -confiesa- se siente una más pese a olvidar -dice- su pertenencia y las reinvindicaciones del colectivo trans para que cada una de sus compañeras tengan igualdad de oportunidad en el acceso a un empleo formal.

"Estoy viviendo un sueño, todo era inimaginable. De las calles, la noche, la violencia, la explotación y los miedos a un escritorio, a un trabajo digno, a un lugar seguro, porque las calles son un viaje de ida, nunca sabés si hay vuelta y si regresás, nunca sabés como volvés", declara visiblemente emocionada.
  La historia de Brenda
Sobre su infancia, relata Brenda a Télam que sólo completó la primaria y el primer año de la secundaria, el cual no descarta terminar el año próximo a través de un programa para adultos.

Sobre la escuela describe que tuvo la suerte de "jugar con las nenas y no sufrir demasiado acoso o discriminación".

Respecto a su numerosa familia, 12 hermanos, 6 varones entre ellos, Brenda confiesa que "si bien al principio costó, mi madre me apoyó siempre y percibió que yo desde muy pequeña había decidido cuál iba a ser mi identidad de género".

"A los 14 -rememora- supe que nombre iba a tener e hice el cambio del DNI, que no es un mero papel. Quizás para muchas personas sí lo es, pero para quienes integramos el colectivo trans fue un avance en derechos más que significativo porque legalizó nuestra identidad en la sociedad y nos permitió visibilizarnos como realmente nos sentimos".

Brenda, más allá de su flamante actividad laboral, reivindica su pertenencia al colectivo trans, en el que sigue militando.

"Estoy viviendo un sueño, todo era inimaginable. De las calles, la noche, la violencia, la explotación y los miedos a un escritorio, a un trabajo digno".

Brenda Maya
Al respecto señala: "La lucha sigue, por todas, para que podamos tener la posibilidad de tener un trabajo digno que nos saque de las calles, porque la prostitución es explotación y ninguna queremos eso, queremos trabajar y soñamos con una realidad diferente", señala.

Admite que "si bien se ha avanzado mucho en derechos, para nosotras falta, por eso la continuidad de la lucha, porque queremos igualdad de oportunidades, porque la discriminación por nuestra identidad persiste, porque no nos dan trabajo porque lo que elegimos ser y porque nos merecemos una vida digna".

Brenda relata que desde muy joven, al no tener un trabajo que le permitiera un ingreso propio, "debí meterme" en la noche; tiempos en los cuales fue prostituida.

Admite que en la calle "se gana dinero rápido, pero es un pasaje de ida. Sobrevivís, si podés, sufrís de todo, ves situaciones que no podés creer y lo que más miedo te da, es subir a un auto y no volver, o a enfermarte, porque por la plata te obligan a hacer de todo sin protección y muchas compañeras por necesidad, aceptan y se arriesgan".

A las 13 horas, Brenda deja la oficina y se va a su casa, la misma en la que nació y que su familia le cedió tras la muerte de su madre.

"Mañana de nuevo me levantaré temprano, algo que aún me cuesta porque tengo el sueño cambiado, pero es empezar el día feliz, porque éste es el mundo que nunca imaginé vivir pero estoy viviendo y el mundo que imagino para mis compañeras, con quienes seguiré luchando para que todas pueden tener un futuro digno, sin miedos, sin explotación", concluye.

La nivelación de oportunidades, un aspecto clave para la implementación del cupo trans

La convocatoria para ocupar un cargo administrativo por concurso en el Rectorado de la Universidad Nacional de La Pampa, con sede en General Pico, se efectivizó a partir de la Resolución Nº 283, que aprobó en 2019 el Consejo Superior de esa casa de altos estudios y establece un cupo laboral del 1 por ciento, para el colectivo trans, travestis y transgénero.

Esta resolución, que se concretó a partir de una iniciativa del claustro estudiantil, es única en su tipo en todo el país porque tiene la particularidad que previo al concurso, a fin de garantizar la igualdad de oportunidades, se lleva adelante una capacitación denominada "Trayecto formativo para la inserción laboral en la administración pública de personas trans", impulsada por la propia universidad, la Dirección de Políticas de Género y Diversidad de la Municipalidad de Santa Rosa y el Municipio de General Pico.

Esta capacitación tiene por objeto ofrecer una formación, que permita desarrollar las tareas administrativas en el ámbito público, es anual bajo la modalidad semipresencial, y en su transcurso se desarrollan diferentes temáticas, ligadas a la gestión, la incorporación de grupos de trabajo y a las herramientas de escritura.

A partir de la resolución y la capacitación, la Unlpam lanzó la convocatoria para el ingreso de personas trans, travestis y transgénero con el objetivo de cubrir el cargo de auxiliar administrativo en la Planta Temporaria, concurso en el que Brenda Maya quedó seleccionada y se convirtió en la primera trabajadora del colectivo trans, en el rectorado de la UNLPam de General General Pico.

Un rectorado que se propone promover los derechos sociales y profundizar la perspectiva de género

El rector de la Universidad Nacional de La Pampa, Oscar Alpa, sostuvo que la decisión de implementar el cupo laboral para personas travestis, transexuales y transgéneros "es una gran paso que sin duda abrió un debate en el seno de nuestra comunidad".

Alpa reconoció que la universidad es "consciente de que avanzamos en derechos para un sector de nuestra sociedad discriminado y vulnerado, y ciertamente que esa discusión es la que también impulsamos como interpelación a toda la comunidad".

"Somos una de las primeras universidades que aprobamos el 1 por ciento del cupo laboral trans en 2019 y somos la única que acompaña esta decisión y esta oportunidad con capacitación", señaló Alpa, quien manifestó "saber que el colectivo trans no sólo está excluido y vulnerado desde el punto social, sino también en lo educativo".

De esa certeza se nutre, indicó el rector de la universidad pampeana, la pretensión de "darle herramientas" a las personas trans para que "estén preparadas a la hora de concursar como el resto. Para que nadie piense que acceden de manera diferente ni que se les regala absolutamente nada".

En ese sentido y de modo reciente, un relevamiento de la Fundación Huésped y la Asociación de Travestis, transexuales y Transgéneros de la Argentina mostró que el colectivo trans tiene serias dificultades para acceder a un empleo formal, al punto que la mitad de las personas encuestadas aseguró que se le había negado un trabajo debido a su identidad de género.

En relación al proceso ideado por el claustro estudiantil y aprobado por el Consejo Superior de la UNLPam que llevó a Brenda Maya a ocupar un puesto administrativo, la vicerectora Verónica Moreno señaló a Télam que "es una iniciativa por cierto de avanzada, que nos enorgullece porque se concretó previo a la sanción de la Ley del Cupo Trans y ciertamente, constituye un acto de reparación histórica para ese sector de nuestra sociedad".

Moreno dijo que, tras aprobarse el reglamento en 2020, "ahora la resolución se pone en marcha junto a una trayectoria de capacitación para garantizar la idoneidad de los cargos administrativos y un mecanismo de selección, etapa que es única en el resto de las universidades del país".

"Los que estamos en el gobierno de la UNLPam entendemos el derecho social, el derecho a la educación, entendemos la dinámica social y la necesidad de ampliar en la extensión y la profundidad de los derechos, por eso hoy estamos trabajando con el colectivo trans, con los pueblos originarios, con presupuestos con perspectivas feministas y revisando el otorgamiento de las becas con perspectivas feministas", expresó la vicerectora.

Destacó que "estamos poniendo la mirada mas allá de las propias dinámicas de la universidad, en la cuestión reivindicativa, entendiendo que el tema del cupo trans es una reparación histórica y es por eso que le damos un cargo, porque entendemos que las relaciones sociales son desiguales e históricamente las instituciones, la escuela, los ámbitos de trabajo siempre ha diferenciado a éste colectivo mas que colaborar con él".

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!