Lunes 17 de Enero de 2022

Hoy es Lunes 17 de Enero de 2022 y son las 05:10 Estas escuchando LA FOLK ARGENTINA la radio del folklore desde Tigre Bs As Argentina / mail:lafolkargentina@gmail.com / twitter:@lafolkargentina / fan page:radio la folk

PERGAMINO

4 de septiembre de 2021

Inaugurarán la primera cancha de básquet adaptado para ciegos

El 24 de septiembre se inaugurará la cancha y al día siguiente, de 9 a 18, se realizará una jornada de capacitación y entrenamiento. Foto: Sebasti

La inédita iniciativa es una creación del ex basquetbolista Ricardo Molinari, de 68 años, creador además del tablero, la pelota, la cancha y la reglamentación para su juego.

La primera cancha en un estadio techado de básquet adaptado para ciegos será inaugurada el 24 de este mes en el Club Atlético Juventud de la ciudad bonaerense de Pergamino, al cumplirse 19 años de la creación de esa disciplina, inventada por un exbasquetbolista local.
El básquet adaptado para ciegos es una inédita iniciativa que permite a los no videntes jugar ese deporte, cuyo inventor es el exbasquetbolista Ricardo Molinari, de 68 años, creador además del tablero, la pelota, la cancha y la reglamentación para su juego.

Según el cronograma de actividades, el 24 de septiembre autoridades municipales y provinciales, profesores de educación física, entrenadores y deportistas invidentes, inaugurarán la cancha y al día siguiente, de 9 a 18, se realizará una jornada de capacitación y entrenamiento con todos los participantes presentes y el cuerpo de profesores de Básquet para Ciegos.
 

Ricardo Molinari hace 19 años que trabaja con básquet para ciegos, una idea que asombra al país y al mundo por su carácter social e inclusivo”


La cancha será la primera del país y, según afirma Molinari, del mundo, puesto que otra que se había inaugurado en la localidad de Tanti (Córdoba) en marzo de 2011, fue desmantelada por el Municipio, lo que causó el repudio de numerosos ciegos y ambliopes de la Argentina.

En aquel año y por la relevancia del invento, que busca la inclusión social de los ciegos y su integración a través del deporte, el proyecto de Molinari fue exhibido en la feria de Ciencia y Tecnología (Tecnópolis).

"Esta cancha adaptada para basquetbolistas ciegos, con tablero sonoro y piso flotante demarcado en relieve, entre otros elementos, fue construida en un espacio cerrado y se pudo realizar con el total apoyo de los dirigentes del club Juventud", señaló Molinari a Télam.
 
Y destacó que "este espacio de inclusión para la práctica del básquet estará disponible para todas las personas con ceguera o baja visión de Pergamino, de la provincia y de todo el país, para lo cual contarán con profesores a disposición en todo momento".

El inventor dijo que la invitación abarca también a escuelas o instituciones que trabajen con personas ciegas. "Solo deberán solicitar permiso, inscribirse y hasta podrán hacer uso de un albergue para las personas que vienen de afuera", añadió.

Molinari dijo luego que hace 19 años que trabaja con básquet para ciegos, una idea que asombra al país y al mundo, por su carácter social e inclusivo.

"Son 19 años de mucho trabajo, compromiso, charlas, experiencias, logros, fallas, reinicios, y miles de kilómetros recorridos. En estas casi dos últimas décadas le dediqué más tiempo a este sueño que a mi propia familia", añadió el inventor.

En tanto, el encargado del proyecto Básquet para Ciegos en el Club Juventud, Joaquín Zeperizza, dijo a Télam que "es un orgullo" para esa institución contar con una cancha adaptada para que los ciegos jueguen al básquetbol.

La dirigencia del club "aguarda con expectativa la inauguración de la cancha que es la única del país y del mundo, para aquellas personas ciegas o con baja visión que por ahí no tienen la posibilidad de practicar básquet bajo techo", acotó.
  La cancha será la primera del país y, según afirma Molinari, del mundo. Foto: Sebastián Granata. La cancha será la primera del país y, según afirma Molinari, del mundo. Foto: Sebastián Granata.
Por su parte, Daniel Viera, deportista ciego que vive en Lomas de Zamora y participó de casi todos los campus y seminarios de básquet para ciegos en distintas localidades, expresó a Télam su satisfacción por la inauguración de la cancha en Pergamino.

"Es muy importante para los ciegos del país contar con un espacio para la práctica del básquet. Esto no sucede en otros lugares de la Argentina. Es muy valioso para nosotros porque nos permite jugar un deporte y hacer actividad física", afirmó.

Y, remarcó que el "básquet para ciegos, además de ser un deporte adaptado, cumple una función social, porque es inclusivo, nos integra, conocemos gente de otros lugares. Canchas como la que se inaugurará ahora en Pergamino, debería haber en todas las ciudades del país".

Molinari: "Lanzar la pelota al tablero sonoro de básquet es una sensación única para un ciego"

El inventor de Básquet para Ciegos, Ricardo Molinari, aseguró que para un chico no vidente que le gusta jugar al básquetbol, arrojar la pelota al tablero sonoro y desplazarse por la cancha en relieve sin peligro de golpearse "es una sensación única, un inmenso placer".

"Esa es la sensación que experimentan los basquetbolistas ciegos", añadió en diálogo con Télam el exbasquetbolista al señalar que así se lo han relatado chicos y adultos invidentes en campus, clínicas y seminarios de básquet para ciegos, realizados en diferentes lugares del país, en estos casi 20 años.

Molinari detalló que previo a un partido, a los jugadores ciegos se les informa sobre las dimensiones de la cancha, las referencias y guías en relieve con diferentes texturas adheridas al piso del campo de juego, para su mejor ubicación al tacto.

"Y para que además, escuchen los distintos sonidos guías, que saldrán del tablero y la pelota, que es también sonora, ya que en su interior aloja pequeños rulemanes", añadió.

La cancha a inaugurarse en Pergamino, contó, mide 19 x 10 metros y para lanzar al aro los ciegos se basan en las referencias marcadas en relieve en el piso, o puntos guías de diferente textura.

"La zona de lanzamiento de valor (3 puntos), está marcada con una línea en semicírculo a 4,25 metros del punto central del aro, a nivel piso, desde este último al centro y costados de la cancha", explicó el inventor.

Añadió que en esa línea que marca la zona "existe una guía en relieve hacia afuera y en línea directa al aro, de 25 x 5 centímetros, a 45 y 180 grados, hacia ambos lados y una al centro de la misma, para orientarlo mejor en la posible posición de lanzamiento de 3 puntos".

"Los tableros son de 1,20 metros de ancho, por 90 centímetros de alto (similar a mini-básquet) y el aro está colocado a 2,60 metros de altura desde el piso", indicó el inventor de Básquet para Ciegos.

Luego explicó que el tablero sonoro permite la reproducción de sonidos que indican "la ubicación del aro, el rebote de la pelota y orienta al jugador ciego en la cancha".

"El aro emite un sonido intermitente para que cuando el jugador ciego efectúa un lanzamiento, sepa dónde está el aro, la dirección y a qué altura, por lo que entonces, arroja el balón hacia donde está el sonido", detalló Molinari.

Ese mismo aparato emisor de sonido "contiene un sensor de distancia que cuando la pelota pasa por el interior del aro, repiquetea varias veces el sonido, indicándole al jugador ciego que acertó el lanzamiento", amplió el exbasquetbolista.

"Eso le otorga total independencia a la persona ciega, que de esa manera sabe si emboca o no (sin que otra persona le ayude de afuera). Es lo principal del juego, puesto que los ciegos tienen una referencia de hacía dónde tirar la pelota", subrayó.

Consultado sobre qué función cumplen las cadenas que cuelgan de los aros, señaló: "Cuando el lanzamiento se queda corto y la pelota roza la cadena, el choque de la pelota con el metal, le anuncia al ciego que el tiro tiene buena dirección".

"Pero al mismo tiempo, la dice que debe darle mayor altura para que el lanzamiento sea efectivo", apuntó.

Molinari dijo que el perímetro de la cancha está delimitado por una cuerda elástica para que los ciegos sepan hasta dónde llega el campo de juego y "cuando tocan esa banda elástica, automáticamente se frenan porque a partir de allí se pueden golpear".

Un derrotero de casi 20 años para que los ciegos jueguen al básquetbol

Desde hace casi dos décadas, que el exbasquetbolista bonaerense, Ricardo Jesús Molinari lucha contra viento y marea para lograr que su inédito invento, básquet para ciegos, llegue a toda la población de personas invidentes del país y el mundo.

En todo ese tiempo, Molinari recorrió casi toda la geografía argentina, realizando seminarios y campus para difundir básquet para ciegos. Solo detuvo su tarea por la pandemia de coronavirus, y ahora, se apresta a inaugurar una cancha adaptada en su ciudad, Pergamino.

Además, durante años se entrevistó con numerosos funcionarios y políticos, jugadores y técnicos de básquetbol, cientos de deportistas de todas las disciplinas y golpeó las puertas de secretarías de Deportes, ministerios nacionales y provinciales en busca de apoyo oficial.

Pocos le creyeron, pese a que Molinari iba a las provincias con su equipo de profesores, y les mostraba en forma personal a las autoridades, cómo los ciegos jugaban al básquetbol.

No solo les demostró que era posible, sino que luego montó la primera cancha de básquet para ciegos del país y del mundo en la localidad cordobesa de Tanti.

Y en marzo del año 2011, realizó el primer partido de básquet para ciegos del planeta, para asombro del público presente y la prensa en general.

Enterados de la relevancia y objetivos de inclusión de los ciegos a través del deporte, que persigue el invento de Molinari, el pergaminense fue invitado especialmente por el Gobierno nacional de entonces, a exhibir su creación en la Feria Internacional Tecnópolis.

Curiosamente, todo reconocimiento y distinciones por su inédita idea lo tuvo fuera de Pergamino, donde Molinari -salvo honrosas excepciones-, encontró escaso apoyo para llevar adelante su proyecto, que incluso, despertó el interés de países europeos.

Por su entusiasmo, empuje, trabajo y perseverancia, profesores y docentes que trabajan con ciegos en el país, lo llaman a Molinari como "el (James) Naismiht de los ciegos" por el creador del básquetbol, ó "el Braille del Básquet".

Incluso, encuentran ciertas similitudes históricas con Louis Braille, cuyo padre era talabartero igual que el abuelo de Molinari. Braille se accidentó a los tres años, perdió un ojo y luego la visión completa. Molinari perdió a su hijo Santiago en un accidente vial a la misma edad.

"Braille inventó un sistema táctil para leer y escribir, que fue ignorado por las autoridades con las que se contactó, una situación similar a la que atravesé en estos casi 20 años, para desarrollar mi invento en el país", contó Molinari a Télam.

Y dijo que "recién un siglo después de muerto, Louis Braille fue reconocido, su cuerpo desenterrado y llevado a París, al Panteón de los líderes intelectuales más célebres de Francia, menos sus manos, que quedaron en su pueblo natal de Coupvray (Francia)".

"Espero que no me pase lo mismo y al menos en vida, pueda ver que en mi país oficialmente los ciegos jueguen al básquetbol y que las escuelas lo contemplen en sus programas para lograr así la inclusión de alumnos invidentes y personas con baja visión", finalizó.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!