Miércoles 18 de Mayo de 2022

Hoy es Miércoles 18 de Mayo de 2022 y son las 06:35 - Estas escuchando LA FOLK ARGENTINA la radio del folklore desde Tigre Bs As Argentina / mail:lafolkargentina@gmail.com / twitter:@lafolkargentina / fan page:radio la folk

MEDIO AMBIENTE

6 de diciembre de 2021

La Argentina protege al 80% de la población mundial de los pingüinos de Magallanes

El área de Punta Tombo, un enclave para la especie.

En el país habitan la mayor parte de las parejas de esa especie, con un enclave como el área de Punta Tombo, donde hay dos grandes colonias. 

Cuatro especies de pingüinos habitan en el país, pero de todas ellas, la de Magallanes es sobre la que Argentina tiene mayor responsabilidad ya que aquí vive el 80% de la población mundial con parejas que pueden permanecer juntas hasta 17 años, señalaron especialistas.

"En el caso del pingüino de Magallanes, nuestro país tiene una responsabilidad grande en cuanto a la conservación de esta especie, ya que alberga aproximadamente el 80% de la población mundial", "dijo a Télam la bióloga e investigadora Annick Morgenthaler, de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral, en Puerto Deseado, Santa Cruz.

"La Reserva Provincial de Punta Tombo alberga una de las colonias de pingüinos de Magallanes más grande para la especie y en las últimas décadas su tendencia poblacional esta bajando" señaló la experta, que trabaja específicamente en la ecología de estas especies, estudiando por ejemplo de qué y donde se alimentan estas aves marinas.

Distante a unos 170 kilómetros de la ciudad de Puerto Madryn, en Chubut, Punta Tombo se ubica en el paraje "Dos Pozos" del departamento de Florentino Ameghino.

Sus costas áridas forman parte del paisaje patagónico que año tras año eligen miles de pingüinos para tener allí sus crías.

Sin embargo, Morgenthale explica que desde hace un tiempo "los pingüinos de Punta Tombo están sometidos a una disminución de su población por factores oceanográficos principalmente".
 

El allanamiento a una propiedad donde se destruyeron nidos en las ltimas semanas

 

El allanamiento a una propiedad donde se destruyeron nidos en las últimas semanas.



Y detalla que "los factores que pueden afectar el éxito reproductivo son principalmente la disponibilidad de alimento en el mar, la depredación y las condiciones climáticas".

Pero esta semana se sumó un nuevo peligro, la topadora con la que el propietario de un campo lindante a la reserva, destruyó 140 nidos.

Al destrozo se sumaron los que murieron a causa de una cerca electrificada. Se calcula que entre la topadora y la cerca unos 300 pingüinos terminaron muertos.

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible que conduce Juan Cabandié inició una denuncia penal por violar "la ley nacional de Protección Animal que establece que los ciudadanos tenemos que proteger no solo la fauna sino también sus crías", expresó el ministro.

Para Morgenthale, actitudes como estas "son deplorables y constituyen un delito que atenta contra la fauna silvestre", pero además "someten a los pingüinos a una presión adicional".

"Se destruyó parte del hábitat reproductivo de los pingüinos, incluyendo a sus cuevas y territorios y las matas que le proveen de resguardo y sombra; sin permiso y sin estudio de impacto ambiental", explicó Morgenthale sobre los daños que causó la topadora.

Cuatro especies de pingüinos reproducen en Argentina, el de Magallanes, Spheniscus magellanicus; el Penacho Amarillo, Eudyptes chryscome; el Papua, Pygoscelis papua; y el Rey, Aptenodytes patagonicus.

Para comprender el daño que la destrucción de los nidos provoca en el ciclo reproductivo de los pingüinos, Morgenthale señaló que "sacando el pingüino Rey, cuyo ciclo reproductivo es un poco diferente, el resto ponen generalmente dos huevos durante la primavera, entre octubre y noviembre, poco tiempo después de llegar a sus colonias, después de haber pasado el invierno en el mar".

En este sentido precisó que "la tarea de incubación de los huevos es compartida entre la hembra y el macho y dura entre 32 y 40 días, según la especie, y en general cada pareja puede llegar a tener dos pichones.

Sin embargo, en ocasiones, el disturbio humano o la destrucción del hábitat pueden ser otros factores", explicó Morgenthale.

Pablo García Borboroglu es biólogo del CONICET y fundador de Global Penguin Society. Consultado por Télam destacó la importancia que tiene el área en la conservación del pingüino de Magallanes, donde habitan unas 200 mil parejas.

"Los pingüinos eligen su lugar en función del hábitat terrestre pero principalmente del marino, buscan la cercanía al alimento, y una vez que se asientan son muy fieles a su lugar que es su lugar de reproducción", indicó


"Ellos se reproducen con su pareja, cuando llega el invierno se separan, ellos migran hasta Uruguay, Brasil pero al año siguiente, como son tan territoriales, vuelven a ese nido y ahí se encuentran con su pareja", enfatizó el experto.

"Nosotros hemos seguido parejas que estuvieron juntos por 17 años, por eso es tan importante el hábitat y por eso la gravedad de este hecho de destrucción de hábitat, porque es su vínculo para mantener esta relación de pareja a largo plazo", resaltó el especialista.

El área protegida de Punta Tombo abarca dos grandes colonias, la de Punta Tombo y la de Punta Clara, que es donde se produjo el destrozo de la topadora.

Ambas constituyen una reserva de biosfera garantizada por la Unesco y llamada Patagonia Azul. Forma parte también del programa AICA (Áreas Importantes para la Conservación de las Aves).

"Es un área de importancia para la conservación de las aves que es una identificación internacional de importancia global", indicó el profesional.

Con respecto a la posibilidad de reparar los daños que sufrió la especie Magallanes en Tombo, García Borboroglu aseguró que "habrá que hacer una reparación y hasta que la vegetación se recomponga va a llevar un tiempo".

"Hubo mortalidad, nosotros encontramos a esos pichones muertos en los costados tapados por la tierra que iba tirando la maquina", se lamentó García Borboroglu.
 

Telam SE

 



"Lo importante de este hecho es remarcar que haya legislación, que el Código Penal incluya el delito ambiental, que ahora no lo incluye, entonces este tipo de evento sería mas fácil de identificar y sancionar. También es necesario ampliar la protección en Tombo", propuso.

"Es importante enfatizar que nosotros trabajamos con muchas propietarios de campos que son aliados de la conservación y hacen producción, para que no se estigmatice a todos", subrayó el biólogo.

"Mucho se ha protegido gracias a los privados, los privados son grandes aliados de la conservación", dijo García Borboroglu y concluyó "es bueno no meter todos en la misma bolsa".

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!