Más de 40 auspiciantes participarán de la edición especial por el 50° aniversario del evento. Crece la oferta gastronómica y ahora también se suman operadores turísticos.

El festival de Jesús María festejará este año su 50° edición consolidándose no sólo como un evento folklórico, sin además como generador de nuevos nichos de negocios.

Del 8 al 19 de este mes, la 
jineteada y la música serán el escenario donde más de 40 marcas, entre empresas y otras instituciones, buscarán posicionarse entre los participantes. La edición 2014 reunió a más de 220 mil personas y para esta nueva fecha se espera 20 por ciento más de público ya que se agregan dos noches más.

En materia de marcas, este año hacen su ingreso Isenbeck y Branca, que estarán presentes sobre todo en la línea de cámaras durante las siete horas de transmisión.

A estas se agregan Coca Cola (que presentarán una campaña publicitaria especial por el 50° aniversario), Banco Macro, Rosamonte, Pampero, Vea, La Voz del Interior, Gobierno de Córdoba, Drean, Pauny, Rosamonte, Volkswagen para su línea de camionetas Amarok, Cadena 3, Canal 7 y Canal 10, Agencia Córdoba Turismo, Vino Toro, La Perseverancia, Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Agross, Metalfor, Cetrogar y Vittal, entre otras marcas.

Javier Martínez, socio de 
Cúpula.biz, la consultora encargada de la comercialización del festival, asegura que la mayor parte de las empresas “busca desarrollar trabajos de presencia y fidelización de la marca”, como es el caso de la automotriz alemana, que además de mostrar su camioneta y ubicarse en el campo de la jineteada, trae a algunos de sus clientes a que participe del evento en sus diferentes instancias.

Pero más allá de la jineteada, y el folklore, una de las actividades más importantes que ­genera el festival es la gastro­nómica.

Dentro del predio funcionan una decena de parrillas; una de ellas es una parrilla VIP, de doble piso, que permite comer y ver el espectáculo al mismo tiempo, con lo que el festival viene ampliando el target de público con servicios más exclusivos. A esta, se agregará desde hoy La Parrilla del Festival, de 160 cubiertos, que será el centro gastronómico oficial del evento y que estará abierto todo el año. Pero también, en la zona de influencia más cercana al anfiteatro José Hernández, funcionan más de 20 parrillas y una serie de peñas como las carpas de Salta y de Tucumán.

Además de consolidarse como evento folklórico y gastronómico, el Festival de Jesús María comenzó a tomar forma como producto turístico.

Javier Martínez advierte que para esta edición “comenzaron a contactarse agencias mayoristas y minoristas de turismo que quieren trabajar oficialmente, y que ya están vendiendo paquetes turísticos, los que incluyen hotel, recorrida por Colonia Caroya y por los diferentes componentes y lugares del festival”.

Esto ha generado una mayor participación de los hoteles y de productos que acompañan, como es el Museo del Festival y el llamado “cuarto palenque”, donde los turistas se sacan fotos en un palenque que simula a los del campo de la jineteada.

“Esto es un aspecto en que se viene profundizando como tendencia. La apuesta es a que el público haga su vivencia del espectáculo, que se saque fotos con su celular y las subas a las redes sociales para que el festival se viralice, porque es un producto folclórico que no está alejando de las nuevas tecnologías”, explica Martínez.

En números

4,7 millones de pesos fueron las utilidades de la edición 2014. Se repartieron 2,3 millones a las 20 cooperadoras escolares de la ­zona para las cuales trabaja el festival.

220 mil personas participaron el año pasado de la edición 49. Para este año, se espera entre 10 y 20 por ciento más de público.

200 colaboradores trabajan en forma ad honorem.

Desde 100 pesos es el valor general de la entrada, pero hay descuentos para jubilados (60 pesos) y menores (40 pesos).

Más de 900 jineteadas se realizarán en esta edición, la del 50° aniversario.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »