Miércoles 23 de Junio de 2021

Hoy es Miércoles 23 de Junio de 2021 y son las 21:56 Estas escuchando LA FOLK ARGENTINA la radio del folklore desde Tigre Bs As Argentina / mail:lafolkargentina@gmail.com / twitter:@lafolkargentina / fan page:radio la folk

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

NOTICIAS DEL FOLKLORE

5 de septiembre de 2015

Peteco Carabajal:"El santiagueño añora siempre"

En coincidencia con sus 40 años de carrera, el músico habla del nuevo disco y de cómo vive “ser de allá”.

Peteco Carabajal camina entre desafíos, memorias y senderos del futuro. Hoy a las 21 en el Teatro Opera (Avenida Corrientes 860), el compositor y hacedor de melodías en los aires cotidianos de la Argentina desde hace décadas presenta, al fin, su nuevo disco, Los caminos santiagueños. Casi una obra conceptual de 17 temas sobre los coterráneos desarraigados: trabajadores, bailarines y creadores que, como él, nunca dejaron de reconocerse universales nombrando a Santiago del Estero. 

En sintonía con la celebración de sus 40 años con la música, Peteco renueva su destino con nuevo material. “Este disco cierra una etapa de mi vida -revela-, porque cualquier cambio que ocurra en mi vida va a influir en mi música. Lo tomo así, pero más que nada como un juego. Celebrar los 40 años de música está bien. No puedo esperar a los 50 por una razón lógica: faltan diez años. Prefiero cerrar un camino de 40, y dejar algo abierto para cambiar lo que venía haciendo”.

¿En qué sentido? 

Siento que hay un molde o un sistema que, aunque ha sido creativo para mí, no deja de ser ya repetitivo. El hecho de decir “tengo que grabar un disco” y juntar canciones, o hacer temas con estribillo, esperando que gusten. Convenciones de las que estoy un poco cansado. Capaz que no las pueda evitar y dentro de dos o tres años grabe otro disco. Pero lo siento como un lindo momento para abrirme a otras inquietudes y posibilidades.

Espera unos segundos y detalla: “Me gustaría volver a experimentar el trabajo verdaderamente en grupo, descentralizando de mí la responsabilidad y el liderazgo. Recuperar lo lindo de trabajar para un grupo. Como los Músicos Populares Argentinos (MPA) que armó el Chango Farías Gómez. Volver a la experimentación.”

Un puente posible sobrevuela Los caminos santiagueños, que respira los desvelos de quien aprendió, con hambre -real y artístico- y el contacto con otros, a combinar sus inquietudes en una música compleja pero al alcance del oído popular. El amor, la muerte, el arte, la bondad y la fantasía de la niñez: todo eso cuenta el disco, entre el sonido tradicional y las guitarras eléctricas; con melodías inolvidables y una banda que acompaña el desafío. 

¿Cómo surgió “Los caminos santiagueños”?

Iba haciendo canciones, y también aparecieron las obras hechas con otros a la par. Hasta que un día apareció la letra de Los caminos santiagueños, de Juan Carlos Carabajal, y ese título me aclaró todo. Me hizo sentir que todas las canciones que tenía encajaban bien en la sensación de los caminos santiagueños. Lo que uno siente siendo de allá, con el exilio y la falta de trabajo. El santiagueño añora siempre su tierra, y luego está la alegría de volver para un carnaval o un fin de año. Todas esas cosas están en Los caminos santiagueños, aunque no hable directamente de eso.

¿Cuáles son las canciones para vos más jugadas del disco?

Memorial de los patios es una que valoro muchísimo, porque pudimos hacer algo muy difícil de lograr: encontrar una melodía simple pero a la vez nueva para hilvanar un memorial donde nombro a todos los referentes. Y hacerlo con belleza. Es una satisfacción haberlo logrado.

La canción también conecta con la potencia de la canción Chipaquero de ayer, dedicada a Juan Saavedra, el bailarín renovador de formas y convenciones que acompañó a Peteco y Jacinto Piedra. Y en Antu Punco, otro escondido, Peteco evoca al bailarín Antonio Salvatierra, otra leyenda de Santiago. Pero no necesita volverse solemne para nombrarlo. “Antu Punco está hecho de una manera en la que los bailarines van a poder expandirse. Está lindo para que se revuelquen los que les gusta bailar”, se ríe.

Carabajal compuso además una canción en ritmo de tinku boliviano para la letra A todo corazón, de Roberto Ternán, y musicalizó además Las manos sueltas, del Yuyo Montes (fallecido a fines de 2014). Ternán y Montes: dos hacedores de bellas canciones, pero también de hits para el folclore romántico más explícito y superficial. “Hoy hay una superpoblación de esas canciones y no les doy mucho calce. Pero Las manos sueltas me gustó, porque pude trabajar en una forma nueva: no es una chacarera ni un gato ni un escondido, pero tiene el espíritu de cualquiera de esas tres danzas. Es una canción que pasa, que sale bien para adelante”, explica.

¿Te considerás un tipo tímido que se exterioriza a través de la música?

Me parece que naturalmente era tímido de chico. O no lo puedo saber, porque las condiciones sociales me condicionaban. Yo nunca tuve la seguridad de saber si mi vieja podía comprarme alguna cosa en un kiosco. Una vez fuimos al cine y cuando terminó la primera película prendieron las luces, vino el caramelero y mi vieja me dijo: “A ver, ¿qué quieres vos?”. Y yo le dije “un caramelo”; pero en realidad estaba deseando un chocolate. Algo un poco más grande. Sabía que mi vieja no tenía guita, me achiqué y pedí eso. Y ella se dio cuenta.

¿Y qué hizo?

Me dijo: “No, si tengo para un chocolate”. Eso te marca. Pero también aprendí a callar y poder ver una situación antes de largarme a hablar. Y lo artístico es lo que hizo que me gustara la actuación. Todo lo hago así en el escenario: hasta quedarme quieto y cerrar los ojos. Así es como logro tener mucha energía y contacto con la gente, siempre.

 

Con el cine en la mira

"Trabajo en pos de una idea"

En 2013, Peteco estrenó Chacarera, un documental que produjo con dirección de Miguel Miño. Un homenaje a su padre Carlos Carabajal, considerado “el padre de la chacarera”. Dos años después, el cine sigue en la mente de Peteco. “No voy a dirigir, pero sí puedo juntar voluntades y trabajo en pos de una idea”, dice. Como el documental de ficción que planea acerca del también santiagueño y líder del PRT-ERP Roberto Mario “Roby” Santucho, quien murió en un enfrentamiento en 1976. EnLos caminos santiagueños, Peteco le dedica su atrapante chacareraGuerrillero santiagueño. ¿Por qué Santucho? “En varios libros encontré al Santucho de la cultura santiagueña: bailarín, padre, hijo, hermano, niño. Esos planos va a destacar el filme, y también su faceta con el PRT-ERP. Muchos me dicen: ‘Tenés que tener coraje para cantarle o hablar de Santucho’. Pero no ha sido especulativo de mi parte. Al contrario. Yo no me quiero hacer el valiente ni nada. Me interesa darle algún tipo de presencia, donde se pueda volver a leer algo de su interior”.

 

El nuevo disco

Santiago marcado a fuego

Los caminos santiagueños quizá sea uno de los mejores discos (sino el mejor) de Peteco Carabajal en diez años. Por sus melodías incandescentes, la calidad de su voz al frente, y el recorrido que propone. Abre con el escondido Memorial de los patios (escrita con Homero Carabajal), un homenaje a artistas santiagueños, y cierra con la obra que nombra el disco, con letra de Juan Carlos Carabajal. Claro que el disco ofrece canciones para siempre como Cantando le pido al sol,Guitarra del albaChipaquero de ayerAntu Punco o la chacarera Guerrillero santiagueño, dedicada sin lugares comunes a Roberto Santucho. Y luego están los dúos: con Homero compuso también Los guías del amor Chacarera del sol, sumó una obra con Yuyo Montes, otra con Roberto Ternán, y El río y el caburé, una visión mística sobre el pueblo q’om, con letra y voz de Charo Bogarín. También incluyó Bailecito de América, de Daniel Patanchón, yHuayno-t, un instrumental de Jorge Cumbo. Otra versión es la de la chacarera Antes cuando era niño, de Marcelo Mitre y Demi Carabajal. Otro dúo se desprende del resto: el del propio Peteco musicalizando dos letras de Víctor Heredia: Tal vez en otra vida y El niño. Cuenta: “Llego un día a lo de Víctor, y al rato ya estoy tocando la guitarra y le digo ‘escuchá esta música’; y él: ‘Canto como un niño ciego frente al misterio del mar/ y mi anhelo es esa estrella que se queda hasta clarear/ el agua me besa el alma, pajarito de cristal’. Es una obra ecológica y espiritual muy linda.”

 

IMPORTANTE !!! La Folk Argentina , NO tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite, La Folk Argentina se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!