Tras ocho años en la animación del Festival de Folklore, no fue llamada para 2016. Se lamenta por otras ausencias: "Hay más gente afuera que adentro".

fuese un estado de Facebook, se podría resumir así: “Maia Sasovsky se siente triste”. Pero nada es tan simple en la vida real, y la ausencia sobre el escenario de la edición 56ª del Festival Nacional de Folklore tiene muchas puntas para analizar, por un lado desde lo personal, por el otro por el contexto de uno de los festivales más grandes de la Argentina.

Sin embargo, no todas son malas nuevas: Maia estará como conductora invitada en la próxima edición del Festival de Doma y Folklore de Jesús María, así que la Córdoba festivalera estará en sus planes como siempre. “Ma pareció un desafío llegar a un lugar nuevo. Primero pensé en qué pasaría, porque Cosquín y Jesús María se ha planteado siempre como un River–Boca, pero mis amigos y conocidos están en los dos lugares sin ningún problema”, detalló 

“El de Jesús María es un festival que ha crecido mucho”, agrega, no para mojar ninguna oreja sino porque viene siguiendo la historia reciente de los eventos folklóricos –cordobeses y argentinos– durante la última década, como periodista o como animadora. 

Aunque el desafío de pararse en el escenario del anfiteatro José Hernández es un misterio para ella, porque nunca lo hizo, siente muchas expectativas: “Me parece que será distinto el público. La gente, además de ir a ver artistas sobre el escenario, va a ver el espectáculo y la competencia de la doma”.

Por el milagro

–Ahora la parte fea. ¿Qué sentiste cuando quedaste afuera de Cosquín?

–Una mezcla de sensaciones. A mí Cosquín –y no me voy a cansar de decirlo– me dio una carrera, me abrió las puertas de los festivales, me hizo descubrir un mundo que no hubiera imaginado. Tengo un amor profundo por el pueblo de esa ciudad en que he hecho amigos entrañables, donde me han nombrado embajadora, el último verano. Espero que el festival le sirva al pueblo, que espera cada año el milagro de sus nueve lunas.

–En resumen, parece tristeza.

–Más allá de mí, me da mucha tristeza la cantidad de artistas que no están y que han construido 56 años de historia. Son necesarios para preservar lo que significa el festival en el exterior. Todos los festivales quieren ser un poco Cosquín. Por supuesto que es importante que estén Abel Pintos, Jorge Rojas, pero también Omar Moreno Palacios, el Ballet Camin, Antonio Tarragó Ros, Los Alonsitos, Facundo Toro, Los Carabajal, Cuti y Roberto y tantos otros. Son más los que están fuera de grilla que los que están adentro. Entre todos, los de antes y los de ahora, hemos tratado de defender el festival siempre.

Varios artistas que quedaron fuera de la grilla hicieron saber su posición. Los Alma de Luna escribieron en Facebook: “Para todos aquellos que nos consultan... después de siete años subiendo al escenario del tan importante festival... en la edición 2016 no estaremos presentes. Las razones: la Comisión eligió otras propuestas. No obstante ello, seguiremos apoyando al festival a la distancia, deseándoles lo mejor para lo que viene y esperando poder estar nuevamente en la edición 2017. Gracias, abrazo Almalunero”.

“Es difícil, queda gente sentida, pero hemos argumentado que la idea que tenemos es que el festival tiene que posibilitar que aparezcan nuevos emergentes”, habían dicho días atrás, en la conferencia de presentación de Cosquín 2016, el intendente Gabriel Musso y el secretario de Programación Damián Torletti.

Córdoba en el mapa

Maia Sasovsky dice que Córdoba estará en su plan de verano, porque además de Jesús María irá a Cosquín durante la próxima edición. Asegura que sus amigos no la van a perdonar si no lo hace. “Los Tekis, El Chaqueño... con los chicos nos une una cuestión generacional, con Oscar la generosidad que siempre tuvo conmigo, desde el comienzo. Va a ser un verano bastante diferente, y ojalá que sea para repensar la historia de Cosquín”.

Ella agrega que le hubiera gustado un detalle de la Comisión de Folklore, una comunicación que le explique por qué razones no estará sobre el escenario. “Me preguntás por qué no estoy, y la verdad es que no sé. Te aseguro que no fue por una cuestión económica, porque ni siquiera me pidieron un presupuesto. El año pasado fui una de las fervientes defensoras del festival y hubiera negociado pensando en que crezca, como siempre”, agrega.

“Nunca mezclo el trabajo con las relaciones personales, pero el año pasado quería que Abel Pintos esté presente, cuando estaba complicada la negociación. Sentía que el festival nos necesitaba a todos nosotros. Pero bueno, estas cosas son así, no tiene nada que ver con la gente ni con el público”, agrega. 

Mientras analiza su futuro, programa su agenda festivalera en eventos de norte a sur y proyecta algunas novedades en televisión. Sin embargo, no se cansa de repetir que Cosquín es y seguirá siendo su segunda ciudad: “Si me olvido de mi raíz estoy muerta”.(Fuente:La Voz del Interior))

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »