El hijo de Maryta, de 12 años, filmaba el evento cuando el salteño contesta la jujeña: "¿Qué vaya a su cama, me dijo?".

En el camino en que estamos y en los tiempos que estamos transitando las mujeres, exigiendo el respeto y la paridad, hoy tenemos que marcar un nuevo episodio protagonizado por el cantor salteño El Chaqueño Palavecino. Esta vez fue entrevistando a la cantora jujeña Maryta de Humahuaca, en oportunidad en que ambos compartieron la transmisión de un programa especial de Radio Nacional Jujuy para celebrar el 48º aniversario de la emisora.

Quizás todo hubiera pasado desapercibido porque el público festejó, y la cantora que fue tomada por sorpresa no reaccionó, pero todo se resignificó cuando se percibió la reacción de su hijo adolescente que estaba haciendo la transmisión en vivo por el fanpage de Maryta.

El programa se transmitía el martes en la noche desde la explanada de la radio, con artistas en vivo, y después de que Maryta terminó de cantar, se acercó a la mesa para ser entrevistada por el Chaqueño, en esta oportunidad en calidad de conductor radial (estaba haciendo su programa "El Chaqueño por Nacional", que sale todos los martes desde distintos lugares del país o desde su casa). Cuando se despidieron él le habló en wichí, y ella le contestó en quechua, reivindicando la cultura originaria de nuestra región.

Lo que Maryta le dijo para despedirse fue "qalla cama, tinkuna cama", que significa "hasta luego, que descanse bien", y él le contestó "¿Qué vaya a su cama, me dijo?".

El público festejó la broma, pero la situación fue advertida de manera diferente por el hijo adolescente de la cantora, de 12 años, que estaba haciendo una transmisión en vivo para la página de ella. El niño se mostró muy ofendido, y dijo en vivo: "Nooo... pucha este don hizo un chiste. Todo mal eh! Ahora por esa boludez que dijo, corto el directo, chau", y lo cortó.

No es la primera vez que el Chaqueño Palavecino incurre en estos exabruptos machistas, y por eso es necesario señalarlo.

Consultada al otro día al aire, por los periodistas de Radio Nacional Jujuy, tras ser publicada la información en el sitio web de nuestro matutino, Maryta expresó que "de verdad, mi hijo se ‘supermolestó’ porque para nosotros que estábamos en el ‘transe’ de la fiesta y que estábamos haciendo bromas, que surge quizás del clima de la copla en el que se dicen cosas jocosamente, no fue tan así. A él -por su hijo- no le gustó para nada y se expresó al aire desde el live que estaba sacando en mi muro".

Cuando le consultaron qué le pareció el evento, la folclorista jujeña comentó que "estuvo increíble, me fascinó sobre todo la conexión con toda la gente, cantamos coplas... compartir la energía de la copla con el Chaqueño, un representante tan grande de nuestra cultura fue maravilloso para mí", con lo que queda de manifiesto la actitud de la artista ante lo ocurrido, puesto que no se trata de enfrentar a los protagonistas, sino de evidenciar situaciones, que para una parte de la generación actual de nuestra sociedad, se siguen naturalizando por un mandato cultural que nos impregna.

Ella manifestó que en un primer momento no sintió que estuviera mal "porque él es así" -en referencia al perfil bromista del Chaqueño-, pero que sí tomó dimensión del significado del comentario cuando vio la reacción de su hijo en las redes. Y es que esto tiene que ver con la mirada mucho más clara que tienen sobre el tema los adolescentes, la nueva generación.

La generación que transita desde los 30 a los 50 años, está aprendiendo que hay cosas que ya no se pueden permitir decir, y a los más grandes aún todavía les sigue pareciendo normal este tipo de comentarios y cualquier reclamo suena a exageración.

Podríamos decir que casi con seguridad el Chaqueño Palavecino no tuvo intención de ofender, pero tiene una forma de hacer y decir las cosas que viene cargada del machismo histórico en el trato a las mujeres.

Lo cierto es que, en el momento del comentario del Chaqueño, los artistas no estaban copleando. El contrapunto en tono jocoso mantiene el respeto desde el momento en que es de a dos, pero cuando un comentario tiene ese tono en un solo sentido, la situación es diferente, sobre todo cuando se estaba despidiendo en wichí y en quechua, donde el sentido era rescatar la cultura originaria. La expresión del salteño sacó totalmente el tema de contexto.

Y en este sentido, también es de destacar que en las letras de las canciones populares folclóricas y en las de la copla, se están revisando los contenidos. Hay letras que se cambiaron y otras que ya no se cantan, teniendo en cuenta el pedido de un movimiento mundial del feminismo, pero que a la vez no se reflejan en un enfrentamiento extremo. Maryta explica que estamos en un momento de cambios que llevará tiempo: "Hoy por hoy hay mucha resistencia a la forma en la que de repente se trataba a la mujer en las mismas coplas. Hay una resistencia y un trabajo muy fuerte del feminismo por reivindicar a las mujeres en esta ronda de coplas. Yo lo entiendo, pero la realidad es que yo estoy viviendo esta etapa de mi vida, entre los 30 y los 40, y tampoco puedo dejar de lado lo que está, porque no es que se va a arrancar de raíz de un día para el otro, porque es cultural, y lo cultural es profundo".

Lo cierto es que todos estamos en el proceso de aprendizaje y deconstrucción de las formas sociales en pos de una nueva realidad en la que la paridad y el respeto sean una realidad tangible y naturalizada.

Es de destacar la actitud del director de Radio Nacional, Robustiano Pinedo, que se preocupó por comunicarse con la cantante, dado que permite el diálogo y la reflexión sobre un episodio que a todos nos beneficia rever.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »