Jueves 3 de Diciembre de 2020

Hoy es Jueves 3 de Diciembre de 2020 y son las 04:46 Estas escuchando LA FOLK ARGENTINA la radio del folklore desde Tigre Bs As Argentina / mail:lafolkargentina@gmail.com / twitter:@lafolkargentina / fan page:radio la folk

17.8°

TIGRE

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

DECESO

18 de noviembre de 2020

Luto en el folclore: murió Eduardo “Polo” Román, histórico integrante de Los Chalchaleros

Este martes murió Eduardo Polo Román, recordado por haber integrado Los Chalchaleros. Sus familiares confirmaron que falleció a los 83 años en la ciudad de Mar del Plata, donde residía hace algunos años.

Eduardo "Polo" Román, reconocido por ser integrante del legendario grupo folclórico Los Chalchaleros, murió este martes a sus 83 años en Mar del Plata después de que se agravara su estado de salud por una enfermedad, según informaron familiares del músico.

El instrumentista -que hacía décadas residía en esa ciudad de la costa bonaerense- llevaba tiempo internado sin poder recuperarse.

El folclorista nacido en Cafayate, Salta, el 7 de marzo de 1937, comenzó como bombisto y cantante en Los Puesteros de Yatasto (grupo que tuvo la mirada de Gustavo "Cuchi" Leguizamón). Pero en 1966, en pleno boom del folclore, se incorporó al cuarteto creado en 1948 en reemplazo de uno de los fundadores del grupo, Víctor Zambrano, para la grabación del álbum En esta zamba ausente, y ya no abandonaría más su lugar en el cuarteto hasta su despedida, en 2002.

La formación inicial, que también tenía como miembros a Carlos Franco Sosa, Aldo Saravia y su primo Juan Carlos Saravia, quien a los 89 años murió el 17 de enero de este año, fue tomando una nueva forma con el ingreso de "Polo", Ernesto Cabeza y "Pancho" Figueroa, otro de los históricos del grupo.

Lo cierto es que a partir del ingreso de "Polo", el grupo publicaría al menos unas tres decenas de discos mientras que, con su tradicional atuendo blanco sobre el que lucían sus ponchos salteños Saravia, Román y Figueroa, junto a Cabeza hasta 1980 y luego con Facundo Saravia en su reemplazo, recorrerían el mundo a bordo de una identidad sonora que mantuvieron a lo largo de toda su trayectoria.

En su gira del "adiós", Los Chalchaleros y el bombo de "Polo" Román. /Foto Daniel Cáceres

En ese largo camino, el grupo compartió su música con grandes figuras del folclore, como Mercedes SosaRaúl BarbozaHoracio Guarany, el Dúo Coplanacu y Atahualpa Yupanqui, pero también con artistas de más allá de las fronteras del género como Les Luthiers, Joan Manuel Serrat, Alberto Cortez y Jairo, entre otros, quienes se sumaron al grupo en su álbum Todos somos Chalchaleros, publicado en el año 2000.

Poco después, el cuarteto emprendería una larga despedida en la que el ritmo, como siempre, fue marcado por el bombo de "Polo", quien casi no se dio tiempo a descansar, y salió al ruedo en plan solista con sus Cuentos de un chalchalero, que le servían de excusa para repasar aquella vieja y rica historia cuyo legado permanece intacto.

Ese deseo de salir a tocar cristalizó una vez más en 2014 cuando unió fuerzas con su viejo compañero de ruta, "Pancho" Figueroa, para con el disco y espectáculo Se va la segunda, darse la posibilidad de seguir ofreciendo música a un público que respondió con lealtad a la propuesta. 

"Cuando nos despedimos en 2002 con los Chalcha, mi tristeza fue muy grande, me faltaba algo y es por eso que había decidido seguir con un espectáculo recordando su historia, pero por esas cosas que tiene la vida nos encontramos con Pancho (Figueroa) en Mar del Plata, donde resido, y después de algunas charlas dijimos '¿por qué no?'", dijo entonces Román a Télam.

Los Chalchaleros y la Negra Sosa, una juntada folclórica hecha de tradición y compromiso.

Los Chalchaleros y la Negra Sosa, una juntada folclórica hecha de tradición y compromiso.

"Me llamó la atención que a mucha gente joven le gustaba. Pasaron los años y, cuando nos encontramos con Pancho, andábamos por las calles y la gente nos preguntaba '¿por qué se fueron? y eso nos terminó por convencer para regresar haciendo algo bien criollito, con guitarra, bombo y dos voces", completó "Polo".

A partir de ese momento, el músico ya no dejaría de tocar. A tal punto que en 2018, a los 81 años, Román presentó su álbum Antológico, para celebrar esa tradición que había sabido alimentar con su antigua formación. Junto al Salta Trío, el bombisto volvió a grabar clásicos de aquellos, con la producción artística del músico de Los Tekis, Sebastián López.

Pancho Figueroa y Polo Román no aguantaron mantenerse en silencio, y en 2014 salieron a girar nuevamente.

Pancho Figueroa y Polo Román no aguantaron mantenerse en silencio, y en 2014 salieron a girar nuevamente.

Sólo que para presentarlo, en vez del de un teatro con el cobijo de un buen techo, el músico eligió como escenario uno montado en el andén de la estación de San Antonio de los Cobres, en el trayecto del fantástico Tren de las Nubes en plena puna, en la mañana luminosa del 4 de octubre de 2018, a 3775 metros sobre el nivel del mar.

“Me baja la presión. Me duele la cabeza. Me falta todo. Y encima no hay vino”, bromeaba “Polo". "De mi madre y Zamba del grillo fueron las canciones que abrieron el minishow de 20 minutos. LloraréCueca de la viña nueva y Amalhaya siguieron con el concierto, que despertó interés -infaltables celulares en alto- incluso en aquellos extranjeros que quizá nunca escucharon a “Los Chalcha”. Una pareja de señoras, ignorando las instrucciones médicas anti puna, comenzaron a bailar en el andén", relató el cronista de Clarín que acompañó aquella aventura.

"Polo" Román en las alturas. El ex chalchalero presentó junto al grupo Salta Trío su nuevo disco, "Antológico", con un recital en la estación San Antonio de los Cobres, del Tren a las nubes, y luego hizo el recorrido hasta el viaducto La polvorilla.

Antes de la última canción, la antigua bocina del ferrocarril comenzó a sonar, pero había tiempo para una más. “Nos despedimos con esta hermosa zamba carpera”, dijo Román antes de arrancar con La cerrillana. "Siempre cantar"; esa era la consigna que hacía de combustible para que el chalchalero decidiera no decir basta.

“¿Cómo pasó todo esto? No sé”, confesó en algún momento, durante aquella excursión salteña, como quien buscaba misterios en su carrera sin poder encontrarlos. “Parece mentira cómo se fue desparramando la música de Los Chalchaleros en todas partes. Llegábamos a países rarísimos, donde no se hablaba ni una palabra de español. Pero todos conocían La López Pereyra y Zamba de mi esperanza. ¡Qué lindos momentos pasamos con esa gente?”, decía.

Y como si se anticipara a este triste 19 de noviembre de 2020, susurraba: “Qué alegría todo. Fue una buena vida la mía”.

Agencia Télam

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!