Reconocido en el mundo artístico por su gran voz y sus profundas letras, muchas de ellas creadas junto a Horacio Guarany,

Oviedo, quien inició su carrera artística desde muy chico, murió anoche luego de permanecer tres días con "muerte cerebral", el guitarrista Walter Veras, fue quien quien lo acompañó en los últimos tiempos en grabaciones y escenarios.

Temas como su versión de "Jazmín de luna" -una de las propulsoras del folclore romántico de los 90- cuando todavía no habían trascendido Los Nocheros y Soledad, "El Cristo de los villeros" y su personal interpretación de "Cenizas" y "Polvo en el viento", que se suman a "Tendrás un altar" y "A Don Horacio Guarany",  quedarán en el recuerdo de la gente.

A lo largo de su trayectoria grabó los álbumes "Para que tú me quieras", "Corazón en llamas", "Camino al amor" y "Hachazos", entre otros.

Compartió escenario con las voces privilegiadas del folclore argentino como la "Negra" Mercedes Sosa, Argentino Luna, Horacio Guarany y Yamila Cafrune, y participó de los festivales más importantes del país como Cosquín, Baradero, Olavarría y Jesús María.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »