El ex juez de la Corte Suprema dijo que es para "impedir la suma del poder público". Además, evaluó que si un grupo minoritario de jueces se "sesga" peligra la legitimidad de la Justicia.

Raúl Zaffaroni insistió hoy en la necesidad de que la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, se mantenga en su cargo para "impedir la suma del poder público" y evaluó que si un grupo minoritario de jueces se "sesga", peligra la legitimidad de la Justicia lo que la dejaría "vulnerable a cualquier locura institucional futura".

En el reportaje que brindó a Página/12, el ex juez de la Corte Suprema y actual miembro de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, advirtió que "el fallo sobre coparticipación, en un cierto tiempo, va a desfinanciar el sistema previsional" y que los Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) "no son un instrumento" presidencial para "eludir al Congreso cuando al Presidente le viene en gana".

"La Constitución le impone que en algunos casos -como la designación de la Procuradora-, aunque no le guste, -el nuevo Presidente- se lo tanga que aguantar, justamente para impedir la suma del poder público", explicó Zaffaroni en referencia a la Constitución de 1994.

Por eso recordó que sólo con "un juicio político" podría ser removida; y apuntó que "ya" sabe que "por DNU quieren reformar la Ley de Ministerio Público" pero que "esos temas se deben discutir en el Congreso".

"El DNU no es un instrumento a disposición del Presidente para eludir al Congreso cuando le viene en gana. Eso es asumir la función Legislativa, lo que la Constitución prohíbe", recordó.

Zaffaroni también se refirió al fallo sobre la coparticipación: "En este caso, la sentencia afectará en cierto plazo a la seguridad social, pero en modo alguno resuelve la discusión de fondo, que tiene más de un siglo y medio de espera".

"Va a desfinanciar el sistema previsional", alertó; y consideró que el decreto de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner lo que hizo fue "igualar" la situación de las diferentes jurisdicciones por lo que fue "razonable". De lo contrario, "las provincias beneficiadas por la sentencia tenían un privilegio sobre las otras, en especial, (las ricas) sobre las más pobres".

Consultado sobre los últimos dictámenes, fallos y medidas que surgieron desde el fuero Federal porteño, como el allanamiento a la AFSCA o al Banco Central, el ex integrante de la Corte advirtió que "cuando una minoría de jueces se sesga, se va de lado, comienzan las críticas a la Justicia, pero el público no distingue y la critica y el desprestigio cae sobre todos los jueces. Esto es peligroso, muy peligroso".

"Una Justicia desprestigiada, deslegitimada, es vulnerable a cualquier locura institucional futura, fácilmente aplaudida por el público", agregó.

En otro tramo de la entrevista se refirió a la necesidad de que la Corte Suprema de Justicia cuente con la cantidad de miembros estipulada y sobre el narcotráfico destacó la necesidad de cuidar las fronteras pero "que Dios nos libre" de que ese rol sea cumplido por las Fuerzas Armadas que no fueron "preparadas" para esa tarea.

Consultado, también, sobre si la Corte podría intervenir en el traspaso de mando, el especialista fue claro: "La Corte no va ni puede participar en ningún traspaso de mando porque el mando se traspasa automáticamente cuando el Presidente jura ante la Asamblea Legislativa, el resto es puro ceremonial, pero no tiene significado institucional alguno".

Por eso, aclaró que "la banda y el bastón se los puede entregar la Corte o su esposa -al Presidente entrante- no tiene importancia institucional", finalizó Zaffaroni no sin antes advertir que la discusión al respecto es "inútil" porque "hay cosas mucho más importantes en juego".

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »