Argentino Luna es una de las figuras más entrañables de nuestro folklore. De Maradiaga salió al mundo a mostrarle qué es lo que hace un buen payador.

Si bien fue bautizado como Rodolfo Giménez, el folklore nacional lo conoce de otra forma: Argentino Luna o el Gaucho de Madariaga fue un paisano payador que llenó a nuestra tierra de cantos inolvidables.

Argentino Luna nació en los pagos gauchos de Gral Maradiaga (Buenos Aires), tierra que siempre llevó bien pegada a su corazón y donde comenzó su romance con la guitarra. En su canción “Mi testamento” lo deja bien claro: “Canto y seguiré cantando porque ese ha sido el destino que elegí o me eligió, solamente soy, un paisano cantor de los pagos de Madariaga, de allí partí un día para volver mejor”.

De allí partió a Buenos Aires, donde adoptaría la localidad de Quilmes como su segunda casa. Luego, cruzó también las fronteras: Uruguay, Paraguay, Brasil, Costa Rica, Panamá, Estados Unidos e, incluso, Japón. Nos dejó un cancionero de más de 300 piezas de su autoría, contenidas en poco menos de 50 discos.

El Gaucho de Madariaga, un hombre cuyas raíces marcaron su porvenir y que dejó un legado invalorable para todos los argentinos.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »