Viernes 15 de Octubre de 2021

Hoy es Viernes 15 de Octubre de 2021 y son las 17:20 Estas escuchando LA FOLK ARGENTINA la radio del folklore desde Tigre Bs As Argentina / mail:lafolkargentina@gmail.com / twitter:@lafolkargentina / fan page:radio la folk

RÍO NEGRO

25 de septiembre de 2021

Aparecieron muertos 16 delfines en la costa de San Antonio Oeste

Los cetáceos llegaron a la costa huyendo del ataque de una familia de orcas que los persiguieron para cazarlos, según explicaron desde el Centro de Investigación Aplicada y Transferencia Tecnológica en Recursos Marinos Almirante Storni.

Dieciséis delfines comunes, de la especie Delphinus Delfis, aparecieron muertos en las playas de San Antonio Oeste, a unos 65 kilómetros del balneario Las Grutas, en lo que se convirtió en el primer varamiento masivo de esta especie en Río Negro.
Los cetáceos llegaron a la costa huyendo del ataque de una familia de orcas que los persiguieron para cazarlos, según explicaron desde el Centro de Investigación Aplicada y Transferencia Tecnológica en Recursos Marinos Almirante Storni (Cimas), de San Antonio Oeste.
 

"Es la primera vez que ocurre un evento de este tipo en las costas rionegrinas"”

  Guillermo Svendsen
El docente e investigador del Conicet y del Cimas Guillermo Svendsen explicó a Télam que "esto ocurrió el día 21 y, al pasar los días, empezaron a aparecer los cuerpos de los cetáceos en la playa y la gente los empezó a encontrar y a avisar".

"No tienen lesiones de ser atacados pero eran delfines comunes que no conocen nuestra zona costera. Por la baja de la marea quizás quedaron atrapados", aseveró.

Svendsen sostuvo que "es la primera vez que ocurre un evento de este tipo en las costas rionegrinas".

"Las orcas tienen esto que ya se conoce en la vida salvaje, que acorralan a los delfines para cazarlos y provocan el varamiento porque los delfines desesperados salen afuera de la costa", aseguró el especialista

Sobre las causas de la muerte indicó que "la principal es el sofocamiento ya que, al estar en la playa, se empiezan a colapsar y apretar los pulmones porque el cuerpo no está preparado para recibir el peso contra el suelo". Los especialistas indicaron que los delfines escapaban de una familia de orcas. Los especialistas indicaron que los delfines escapaban de una familia de orcas.
Hasta el momento, fueron encontrados 16 especímenes, "pero no se descarta que se encuentren más delfines muertos", indicó Svendsen.

Con respecto a los estudios realizados el investigador detalló que "en la escuela de ciencias marinas, perteneciente a la Universidad Nacional del Comahue, lo que hicimos es las disecciones y necropsias para tomar algunas muestras orgánicas".

"Estas muestras son muy útiles, en primera instancia para saber las causas de muerte y además para estudios de dietas, paracitológicos, de contaminantes, genéticos, una diversidad de estudios que sirven para conocer más acerca de la diversidad de la especie y su ecología", precisó.

Además, se realizan estudios que a futuro "permiten su manejo y conservación", aseveró.

También está trabajando en la zona el equipo de Guardas Ambientales de la Secretaría de Ambiente y Cambio Climático provincial, en conjunto con personal de Prefectura Naval Argentina.

La Ballena Franca es fundamental para el ecosistema del mar Argentino, señalan ambientalistas



La organización ambientalista Greenpeace destacó hoy el rol que este cetáceo cumple en el equilibrio ecosistémico del mar Argentino, en el marco del día de la Ballena Franca Austral que se celebra el 25 de septiembre.

Luisina Vueso, coordinadora de la Campaña de Océanos de Geenpeace señaló que "la ballena Franca Austral es una de las especies icónicas del mar Argentino y que desde hace más de tres décadas fue declarada Monumento Natural Nacional, lo que implica que su estado de protección debe ser absoluto, y debe alcanzar a las zonas de alimentación, de cría y de tránsito".

Por su parte, César Gribaudo del Museo Educativo Patagónico, sostiene que la ballena Franca Austral es como un "parque nacional ambulante".

La Ballena Franca es el mamífero de mayor tamaño que habita el mar Argentina. Es un cetáceo de la familia Balaenidae propia del hemisferio sur y vive entre 50 y 100 años.

Cada individuo es único, especial e irrepetible. Son identificados por las callosidades (piel engrosada) que cubren su cabeza y funcionan como huellas dactilares que identifican a cada animal durante toda la vida.

Se considera que los saltos y golpes en el agua que suelen dar con sus aletas y cola tendrían una función de comunicación o de juego.

Greenpeace recordó que las ballenas y otros grandes cetáceos "cumplen un rol fundamental para los océanos, ya que capturan el CO2 de la superficie y lo almacenan en las profundidades. Cada ballena secuestra aproximadamente 33 toneladas de carbono para almacenarlas luego en el lecho marino".

Son verdaderas "ingenieras de ecosistemas", ya que redistribuyen nutrientes a través del océano. Por medio de sus heces fertilizan el océano. Esto tiene un efecto multiplicador en el fitoplancton, lo que impacta en un aumento de la productividad de las aguas, la fotosíntesis, y en definitiva, la generación de oxígeno, explican desde Greenpeace.

Las costas argentinas son consideradas la zona de cría más importante del hemisferio sur, dado que allí se acercan para amamantar y cuidar a sus crías en sus primeros meses de vida.

La ballena franca es una especie solitaria. Sin embargo, el vínculo de las madres y su ballenato es el lazo familiar más fuerte que mantienen. La cría acompaña a su madre durante un año, de la cual aprende las rutas migratorias y las zonas de alimentación predilectas y suelen regresar todos los años al sitio dónde se criaron.

Según la organización, pese a cumplir un rol vital para la salud oceánica, la ballena Franca Austral enfrenta una inminente amenaza por el desarrollo de proyectos petroleros offshore en el mar Argentino.

La exploración sísmica, que se realiza para obtener mayor información de las zonas en las que se realizará la exploración offshore, genera bombardeos acústicos constantes que cubren un área de más de 300,000 km2.

"Estos estruendos provocan afecciones en el sistema físico y conductual de los cetáceos", explicó Vueso y precisó que "las consecuencias pueden ser estrés, cambios en las vocalizaciones, desplazamiento de hábitats importantes para apareamiento o de alimentación por evitación del ruido, lesiones masivas, muerte por ahogamiento y varamiento".

"Es vital que Argentina frene el avance de estos proyectos offshore para asegurar un ambiente y un clima sano, y para proteger a nuestra biodiversidad marina", concluyó Vueso.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!