Lunes 20 de Mayo de 2024

Hoy es Lunes 20 de Mayo de 2024 y son las 06:27 - Estas escuchando LA FOLK ARGENTINA la radio del folklore desde Tigre Bs As Argentina / mail:[email protected] / twitter:@lafolkargentina / fan page:radio la folk

CAMPO

De Rosas a Perón, y el primer partido ruralista: las sequías y su impacto político-económico en la historia

Roy Hora, historiador y especialista en temas agropecuarios, hizo un repaso por los distintos momentos en los que el país atravesó severas crisis hídricas. Por qué una seca fue importante para el ascenso del poder de Rosas y para que Perón cambiara sus políticas hacia el campo.

Las consecuencias que el campo atraviesa luego de la extensa sequía que dejó el fenómeno de La Niña tienen también un espejo retrovisor en el cual mirarse: no es la primera vez que Argentina sufre por eventos así, y los coletazos, a lo largo de la historia, tuvieron ramificaciones en lo económico y lo político.

Entrevistado por radio La Red este último sábado, el historiador Roy Hora, especializado en asuntos agropecuarios, brindó un panorama de los diferentes períodos.

EL ASCENSO DE ROSAS AL PODER

Cuando se iniciaba la cuarta década del siglo XIX, el viaje de Charles Darwin por la región a bordo del buque Beagle sirvió también para que el científico inglés diera cuenta de la cruda sequía que observó en suelo criollo.

“La primera sequía que se recuerde en el país, una de las más grandes del siglo XIX que arrancó más o menos entre 1827 y 1828, y que se extendió al menos durante 3 o 4 años, coincidió incluso con los tiempos de la visita de Charles Darwin, que estaba dando vueltas por el mundo en su famoso viaje encima del Beagle”, recordó Hora.

Juan Manuel de Rosas

“Darwin llegó en el 33 y dijo que habían pasado ‘tres o cuatro años de mucha seca’, en los que había desaparecido la vegetación, dejaron de crecer los cardos”, comentó.

¿Tuvo alguna implicancia en lo económico y lo político? Efectivamente: fue el momento en el que Rosas llegó al Gobierno.

“Su arribo al poder estuvo muy vinculado con esa sequía feroz, la más importante de sus tiempos. Porque hubo mucho descontento en el campo y Rosas lo capitalizó, más allá de otros componentes de fondo”, indicó.

EL GRANERO DEL MUNDO, SECO

Ya con el siglo XX en marcha y con una producción agraria argentina que era observada desde distintos puntos del mundo, el país sufrió entre 1910 y 1911 una sequía que motorizó el salto a la política de algunos espacios de la dirigencia agropecuaria.

Producto de esos niveles de producción es que a la Argentina se la empezó a ver años después como “El Granero del mundo”. Sin embargo, una seca feroz desatada un tiempo antes había generado un fuerte impacto.

Roy Hora, historiador.

“La cosecha de trigo, el grano más importante en esos tiempos, un verdadero “producto estrella” para la época, se vio muy afectada entre 1910 y 1911. Las exportaciones agrícolas tenían un lugar cada vez más importante en relación a la importancia anterior en ganadería, pero 1910 fue un año muy malo”, expresó Hora.

Según comentó, la situación se combinó con un incremento impositivo que encendió la polémica y dio paso al salto a la política de algunos empresarios y dirigentes agropecuarios.

“Los impuestos a la propiedad del suelo que se determinaron por ese entonces en la Provincia de Buenos Aires hicieron que el enojo de muchos empresarios agrarios, en particular entre los más grandes, diera lugar a la formación del primer partido ruralista que tuvo este país”, expresó. ¿Cómo se llamó? “Defensa Rural”.

Lo armó la Sociedad Rural Argentina, y fue pensado en los salones de la entidad. Incluso fueron a elecciones diciendo “sáquenos la pata de encima”, un argumento que se escucha mucho en el campo por estos días”, comparó.

EL GOLPE A LA ECONOMÍA PERONISTA

El último recuerdo que tiene el país antes de una sequía como la actual sucedió en un período comprendido entre el primer y segundo Gobierno de Juan Domingo Perón.

A la política de incentivo a la producción manufacturera y el desarrollo industrial llevada adelante desde el inicio de su presidencia en 1946, le siguió una merma en las exportaciones agropecuarias que comenzó en 1949. “Eso se extendió hasta 1951 y estuvo relacionado a la política de críticas a la propiedad y la idea de una reforma agraria, entre otras cosas”, puntualizó.

“Sin embargo la sequía que se desató en 1952 generó que ese mismo Perón tomara un giro “pro campo”: mejoró la rentabilidad del sector, subió los precios de los cultivos exportables y puso fin a esa política de criticar la propiedad”, señaló Hora, que también sumó sus comentarios en Infocampo.

“También se dieron mayores garantías para la inversión e incluso fue celebrado por la Sociedad Rural, que dijo que “ahora Perón entendía cómo resolver los problemas del país””, sostuvo.

Juan Domingo Perón.

 

Para el historiador, el giro del General Perón demostró cómo esa complejización del tejido manufacturero dependió a su vez de las transferencias de recursos generadas desde el campo.

“Las mismas no se pueden hacer con políticas muy agresivas, porque tienen impacto sobre las exportaciones”, redondeó.

Y agregó que “incluso el último Perón, que nació en su segunda presidencia, es un Perón menos propenso a distribuir y más a favorecer la acumulación de capital, más consciente de la necesidad de promover las exportaciones. Eso se verifica en que hubo veda al consumo de carne, un día a la semana en pos de impulsar la comercialización”, recordó.

Otro de los puntos que se dieron en ese entonces fue la aparición del “pan negro”.

Por último, Hora recordó que a consecuencia de la sequía el país no logró por ese entonces abastecer la demanda interna de trigo. “El ‘granero del mundo’ no tuvo trigo suficiente como para alimentar a su población, entonces se comió pan negro, en una época en la que el pan negro no estaba de moda, sino que era “clase B””, contó.

Y cerró: “Esa sequía vino después de varios años de precios bajos, en los que había un mercado mucho más regulado que el que hoy conocemos. Incluso con todas las regulaciones que tiene el actual. Y eso había llevado a muchos productores a salir de la agricultura e ir hacia la ganadería y prácticamente dejar el trigo. Eso fue una gran caída en el área sembrada a raíz de la poca estimulación y sobre eso llegó la cruda sequía”.

Por Ezequiel Morales

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!